El magistrado del Juzgado de lo Penal número 7 de Valencia, Manuel Aleis, ha absuelto este lunes a los 36 jugadores acusados de amañar el partido Levante-Zaragoza, correspondiente a la última jornada de liga de la temporada 2010-2011, en el que ha sido el primer juicio por el supuesto amaño de un partido de la primera división española de fútbol. Sin embargo, el expresidente del Zaragoza Agapito Iglesias y el exdirectivo del mismo club Javier Porquera han sido condenados a un año y tres meses de cárcel por un delito de falsedad en documento mercantil.

La Fiscalía Anticorrupción sostenía que los jugadores del Levante se habían dejado ganar a cambio de recibir casi un millón de euros. El juez ha considerado a ese respecto que no existen pruebas suficientes que acrediten la existencia de un delito de corrupción deportiva, por el que Anticorrupción pedía dos años de prisión y seis de inhabilitación para los futbolistas.

En la causa fueron imputadas un total de 42 personas: los 36 jugadores convocados al partido en cuestión; Javier Aguirre, entrenador del Zaragoza en aquella fecha; Antonio Prieto, exdirector deportivo del mismo club; y los exdirectivos zaragocistas Francisco Checa, Agapito Iglesias y Javier Porquera, siendo estos dos últimos los únicos condenados.

La acusación contra los deportistas

Los hechos probados en los que se basaba la acusación eran que el Zaragoza realizó once ingresos a las cuentas bancarias de siete de sus jugadores, del entrenador y del director deportivo durante la semana del partido, con cantidades comprendidas entre los 85.000 y los 90.000 euros. Inmediatamente después, los destinatarios de los ingresos retiraron el dinero, que en total sumaba 965.000 euros.

El resultado de dos goles a uno en aquel encuentro, favorable al Zaragoza, sirvió para asegurar en aquella jornada la permanencia en primera división del equipo vencedor, ante un Levante que no se jugaba nada. El Deportivo de la Coruña, equipo que resultó perjudicado y descendió a segunda división tras la victoria del Zaragoza, ejerció en el juicio la acusación particular, junto a LaLiga, la entidad oficial que rige el campeonato.

Este organismo ha emitido ya un comunicado en el que manifiesta «su más profundo respeto con las resoluciones de los Tribunales de Justicia, sean del cariz que sean», y asegura que «seguirá luchando contra cualquier posible adulteración de sus competiciones».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here