Académicos y organizaciones de derechos humanos rechazan la creación de la Guardia Nacional propuesta por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al considerar que reforzará la estrategia de militarización que está implementándose en el país.

Una situación que, según expertos, seguiría ahondando la crisis de asesinatos, desapariciones y violaciones graves de derechos humanos que sufre México desde 2006, año en que el entonces presidente Felipe Calderón decretó la “guerra” contra el narcotráfico.

En este sentido, organizaciones como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la oficina de Derechos Humanos de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), así como académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), se han pronunciado en contra de la creación de la Guardia Nacional durante una serie de foros realizados en el Congreso mexicano.

Ejército mexicano
Soldados montan guardia en un área después de un tiroteo entre pandilleros y el Ejército en la Ciudad de México, México, 20 de julio de 2017. / Carlos Jasso / Reuters

“Esta propuesta para crear esta Guardia Nacional sí implica la constitucionalización de la militarización del país”, señaló Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

En este sentido, explicó que la propuesta de ley que se discute en la Cámara de Diputados para crear una Guardia Nacional, no toma en cuenta la evidencia científica de los últimos años.

“Muchos estudios académicos han demostrado que cuando intervienen las fuerzas militares en tareas de seguridad, aumentan los muertos y desaparecidos frente a los detenidos y procesados”, añadió el experto.

Por su parte, el titular de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, consideró preocupante que el presidente López Obrador anunciara la convocatoria para reclutar elementos de la Guardia Nacional sin que exista el fundamento jurídico para ello.

En esa misma línea, Jan Jarab, representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de ONU-DH, señaló que “la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad que se concibe no sería extraordinaria, pues normaliza lo que debe ser excepcional”.

Por su parte, Alejandro Madrazo, académico del CIDE, consideró que la propuesta de la Guardia Nacional “socava el corazón mismo del régimen constitucional”, por lo que resulta peligroso realizar cambios profundos en el marco legal para políticas de corto plazo.

“La Constitución no se diseña para un hombre, se diseña para un país. Deben pensar en qué va a pasar en la siguiente elección, a menos que sean tan soberbios que piensen que nunca van a perder una elección o que nunca se va a morir su líder político”, dijo Madrazo.

Aliadas de AMLO critican Guardia Nacional

Otra de las voces que cuestionan los términos en que se plantea la creación de la Guardia Nacional provienen de la misma bancada de Morena en la Cámara de Diputados, tal como ocurrió con Tatiana Clouthier, ex coordinadora de campaña de López Obrador en las presidenciales.

“Lo pongo por varias vertientes, el tener cinco años el mando militar estaría hablando de decir que el mando militar va a terminar determinando quién nos gobernará en los próximos seis años en este país. Me niego a poner esto como una antesala”, dijo Clouthier.

En el mismo tono, la diputada Lorena Villavicencio Ayala, también del partido encabezado por López Obrador, señaló: “daremos la batalla para que la Guardia Nacional tenga modificaciones, pues si bien muchos la aceptan, la mayoría no quiere que se encabece por las fuerzas militares”.

El presidente responde

Por su parte, López Obrador respondió a sus críticos señalando que el contexto de violencia que se vive en México hace necesaria la creación de una nueva fuerza militarizada.

“No hay seguridad. Necesitamos esta Guardia Nacional, con el compromiso de que no habrá represión“, dijo López Obrador este viernes durante su habitual conferencia de prensa matutina.

“El presidente de México, que es el comandante supremo de las fuerzas armadas nunca va a dar la orden de reprimir al pueblo”, agregó.

En el mismo sentido, el coordinador de los diputados de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, señaló que la propuesta del partido mayoritario en el Congreso busca que el mando militar de la nueva fuerza de seguridad sea temporal.

“La propuesta que tenemos es que el mando de la Guardia Nacional sea de carácter civil y transitoriamente de carácter militar. Vamos por la pacificación del país”, aseguró Delgado.

Sin embargo, la polémica dio un giro cuando el pasado viernes Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, ofreció replantear la propuesta original de Guardia Nacional para que el diseño institucional de la nueva fuerza dependa en última instancia de mandos civiles.

En este sentido, Durazo planteó “la necesidad de replantear los términos del diseño original propuestos para la Guardia Nacional mediante las modificaciones constitucionales que esta Cámara de Diputados estime pertinentes para ubicar a este ente administrativo en el ámbito civil dependiente de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana”.

El secretario indicó que la medida se tomó por órdenes del presidente López Orbador, quien se mostró dispuesto a corregir su propuesta original para tratar de mitigar los cuestionamientos planteados desde la sociedad civil.

Y las críticas no paran

El actor Diego Luna, que fue vocero del colectivo Seguridad sin Guerra e interpreta a un narcotraficante en la serie Narcos, se ha unido al coro de voces críticas contra el proyecto de López Obrador.

“Yo escuché muchas veces en la campaña sobre regresar a los militares paulatinamente a los cuarteles y, de repente, cambió la postura. Cambió la postura después de que la gran mayoría votó por él y a la fecha no sé por qué, no sé si ustedes lo saben”, dijo.

“¿Cómo fue que cambió y, de repente, nos escuchamos discutiendo esto hoy?”, aseguró Luna, que participó en la audiencia pública tras la exhibición del documental ‘Hasta los dientes’, que retrata la violencia que predomina en el país y fue exhibida en el Congreso.

Militarizar: ¿la única opción?

La propuesta genera posturas encontradas entre los analistas sobre hasta qué punto la militarización es la única alternativa posible en materia de seguridad.

Expertos consultados por RT consideran que, si bien es cierto que la debilidad institucional de las policías en México las vuelve incapaces de afrontar el problema de violencia que vive el país, la propuesta de elevar a rango constitucional facultades extraordinarias de militares en tareas de seguridad supone un enorme riesgo ante un posible regreso del autoritarismo.

“Debe ser un tema civil. Sin embargo, la autoridad civil es incompetente. En 12 años de guerra, las policías federales, ni municipales ni estatales se han podido capacitar para enfrentar esa tarea” sostuvo el internacionalista Salvador González Briceño, durante un debate realizado en los estudios de RT en México. Según él, pese a la complicación asociada a la presencia de militares en las calles, el nuevo Gobierno no tiene otra opción.

Por su parte, los críticos de la Guardia Nacional consideran muy arriesgado que el presidente López Obrador utilice la mayoría que tiene en el Congreso para impulsar una medida que da poderes especiales a las fuerzas armadas, como por ejemplo, quitar a policías y asumir el mando en territorios cuando así lo consideren pertinente los mandos militares, sin que existan contrapesos civiles.

“La solución que están dando es la misma. Lo que se necesita es voluntad política para atacar a los verdaderos criminales que son las bandas aliadas con gobernadores o funcionarios de seguridad pública corruptos”, señala Pablo Girault, consejero de la organización civil México Unido Contra la Delincuencia.

“No entiendo por qué lo quieren volver constante y volverlo constitucional y permanente. Van a militarizar al país”, advierte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here