El presidente de la República, Nayib Bukele, aseguró que como gobierno, tomarán medidas drásticas contra aquellos funcionarios públicos que realicen malversaciones de fondos públicos o de donaciones que puedan recibirse debido a la crisis por el COVID-19.

Bukele informó que solicitó una fiscalización a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador (CICIES), la cual contará con 60 auditores, los cuales serán encargados de supervisar cada uno de los destinos de los fondos que sean utilizados durante este período de emergencia por el virus.

“Aquí no va a pasar un Taiwán 2. El primero que toque dinero, yo mismo lo meto preso”, aseguró tajantemente Bukele, haciendo referencia a los $10 millones de un donativo realizado por ese país asiático a El Salvador entre 1999 y 2004, para atender a las víctimas del terremoto de 2001, pero que fueron desviados por el ex presidente de la República, Francisco Flores, y otros funcionarios.

De esta manera, Bukele pretende detectar cualquier mal movimiento de dinero, al igual que aquellos funcionarios que no realicen de manera correcta su trabajo con respecto a esos fondos y que esas donaciones vayan directamente a atender a las personas que se vean directamente afectadas por el COVID-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here