El termino artritis viene de la palabra ARTROS: Articulación, e ITIS: Inflamación.

La artritis es una inflamación en una o varias articulaciones. Se debe entender por articulación a la unión de dos piezas óseas, las cuales están tapizadas por una estructura blanda que se llama cartílago articular, y unida a estas están los meniscos que son los amortiguadores de la misma, por lo tanto todas estas estructuras están envueltas en una capsula articular, la cual tiene internamente una membrana sinovial, que es la que produce una sustancia que es llamada liquido sinovial, y esta alimenta a toda la articulación.

Entonces en los casos de artritis esta membrana se inflama y provoca un edema

Existen diferentes causas de Artritis:

· Infecciosas: esta es producida por algún virus o bacteria, en donde se saca liquido sinovial para analizarlo, estas son menos típicas y el tratamiento a seguir es médico, el cual se administran antibióticos (Artritis Séptica)

· Reumáticas: son de tipo autoinmune, es decir que es el resultado de un ataque de su sistema inmunitario a sus propios tejidos. Esta provoca inflamación y destrucción articular, y el tratamiento a seguir es médico, unido a Fisioterapia, para minimizar los efectos en cada brote, y suavizar así los síntomas.

· Traumáticas: puede provenir de manera brusca como heridas o golpes (esguinces, patadas, traumas severos, etc), o como sufrimiento articular, es decir que son microtraumatismos mecánicos en donde la articulación se ha desplazado de su eje, desde hace mucho tiempo, y esto provoca un desgaste articular que va dando lugar a la artrosis o conocida más comúnmente como osteoartritis.

Tipos comunes de artritis:

Algunos de los tipos comunes de artritis incluyen:

· Osteoartritis

La osteoartritis (OA) es el tipo más común de artritis. Afecta sobre todo al cartílago común, que es el tejido que amortigua los extremos de huesos dentro de la capsula. Una vez que este proceso comienza, el cartílago comienza a erosionarse y esto lleva al dolor, inflamación y a la rigidez.

· Artritis reumatoide

La artritis reumatoide (RA) es una enfermedad inflamatoria autoinmune, afectando generalmente a varias articulaciones al mismo tiempo (poliartritis) y casi siempre es bilateral, y generalmente inicia en las manos. Los pacientes refieren dolor, rigidez, inflamación, llevando a la deformidad, perdiendo así la funcionabilidad de las articulaciones afectadas.

· Artritis reumatoide juvenil

Ésta es la forma más común de la artritis en niñez. Produce dolor, rigidez, hinchazón, y pérdida en la función de las articulaciones. Además, puede haber fiebres, y la enfermedad puede afectar a las diversas articulaciones del cuerpo.

· Fibromialgia

Significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso (ligamentos y tendones). La fibromialgia se caracteriza por dolor musculo esquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos (puntos dolorosos). Este dolor se parece al originado en las articulaciones, pero no es una enfermedad articular. El cual produce dolor, rigidez, y limitación al movimiento.

· Artropatía psoriática

La artropatía psoriática es un fenómeno autoinmune que produce la inflamación y dolor de las articulaciones, los ligamentos, y los tendones, y la piel, produciendo artritis, inflamación del tejido.

· Gota

La gota es un tipo de artritis. Ocurre cuando el ácido úrico se acumula en la sangre y causa inflamación en las articulaciones. La gota aguda es una afección dolorosa que normalmente afecta solo una articulación. La gota crónica se refiere a episodios repetitivos de dolor e inflamación. Más de una articulación puede verse afectada. El dedo gordo es el más afectado, pero otras articulaciones pueden también ser inflamadas.

· Lupus Eritematoso Sistémico

Es una enfermedad auto inmunitaria. En esta enfermedad, el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error el tejido sano. Este puede afectar la piel, las articulaciones, los riñones, el cerebro y otros órganos.

Síntomas

Los signos y síntomas más comunes de la artritis comprenden los siguientes:

· Dolor

· Rigidez

· Hinchazón

· Enrojecimiento

· Disminución de la amplitud del movimiento

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la artritis comprenden:

· Antecedentes familiares: Algunos tipos de artritis son hereditarios, por lo que es probable que contraigas artritis si tus padres o hermanos tienen este trastorno. Tus genes pueden hacerte más vulnerable a los factores ambientales que pueden desencadenar artritis.

· Edad: El riesgo de muchos tipos de artritis, entre ellos la artrosis, la artritis reumatoide y la gota, aumenta con la edad.

· Sexo: Las mujeres tienen más probabilidad que los hombres de contraer artritis reumatoide, mientras que la mayoría de las personas que tienen gota, otro tipo de artritis, son hombres.

· Lesión articular previa: Las personas que se han lesionado una articulación, tal vez mientras hacían deporte, con el tiempo tienen más probabilidades de contraer artritis en esa articulación.

· Obesidad: El peso extra fuerza las articulaciones, en especial las rodillas, caderas y espina dorsal. Las personas obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar artritis.

Tratamiento de Fisioterapia:

Según la intensidad del brote, los objetivos de la fisioterapia en esta fase son los siguientes:

· Disminuir el dolor y la inflamación: El reposo es el primer tratamiento contra la inflamación. De entre las técnicas antiinflamatorias, la que mejor se adapta a este caso es la termoterapia.

· Prevenir la rigidez articular, la atrofia muscular, y las deformidades: se realizan movilizaciones pasivas suaves para mantener la movilidad articular, y ejercicios isométricos para mantener el tono muscular y paliar la atrofia, secundaria a la inactividad. Durante el día conviene que el paciente dé pequeños paseos.

· Orientar al paciente hacia la ergonomía articular: El fisioterapeuta y el terapeuta ocupacional son los profesionales que pueden estudiar el entorno en el que se mueve el paciente (ya sea en su domicilio o su trabajo) con el fin de recomendar adaptaciones que faciliten las tareas diarias y a la vez preserven al máximo las articulaciones.

· Potenciar la autoestima: se estará potenciando la autoestima cuando se orienta al paciente en cuanto al tipo de vida que puede llevar, y las posibilidades que todavía se le ofrece.

El ejercicio y la artritis

El ejercicio ayuda a disminuir el dolor y la rigidez, mantiene las articulaciones en movimiento, aumenta o mantiene la fuerza muscular y aumenta la resistencia.

Son tres los tipos de ejercicios que se usan para ayudar en la artritis:

1. Los ejercicios de elongación o de amplitud de movimiento ayudan a mantener el movimiento de las articulaciones y a aliviar la rigidez.

2. Los ejercicios de fortalecimiento ayudan a mantener o a aumentar la fuerza muscular.

3. El ejercicio de baja o mediana intensidad ayuda a mantener la resistencia, a fortalecer el corazón y los pulmones y a disminuir la fatiga.

Ejemplos:

  • Caminar (incluyendo sacar a pasear al perro)
  • Andar en bicicleta
  • Bailar
  • Hacer ejercicios en el agua (piscina terapéutica, gimnasia rítmica)

Licda. Steffany Torres López.

Fisioterapeuta, Terapeuta Ocupacional y Terapeuta de Lenguaje

Realiza tu cita de una forma fácil por Internet. Ingresa haciendo clic aquí, o llámanos al (+503) 2261-3001.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here