Si tienes planeado salir de viaje con tu familia o amigos, un destino turístico obligatorio es Concepción de Ataco, ubicado en la Ruta de las Flores.

Ataco es un municipio del departamento de Ahuachapán y de origen precolombino, que en náhuatl significa “lugar de elevados manantiales”.

Concepción de Ataco está limitado al Norte por Ahuachapán; al Oeste por Tacuba; al Este por Apaneca y San Pedro Puxtla; al Sur por Jujutla y Guaymango; para su administración se divide en su zona urbana en los Barrios El Centro, El Calvario, La Vega, Santa Lucía y San Antonio; en su zona rural se divide en los cantones El Arco, El Limo, El Naranjito, El Tronconal, La Ceiba, La Joya de los Apantes, Los Tablones, San José, Shucutitán y Texusín Chirizo.

Entre sus más grandes llamativos turísticos están sus pintorescos murales, sus calles empedradas por herencia colonial, su gastronomía y el agradable clima, ya que tiene una temperatura promedio anual de 20.6 ° C. Su niebla y sus atardeceres hacen de Concepción de Ataco el rincón mágico del occidente del país.

Por otro lado, el parque central posee una gran fuente con la estatua de la Virgen de la Inmaculada Concepción, muy concurrida en las noches por su atractiva iluminación. Un lugar idóneo para ver cómo las familias se reúnen en la plaza y conversan.

Concepción de Ataco ofrece una gran variedad de tiendas y talleres relacionados con la confección textil con telares de palanca y la escultura.

Un paseo entre sus calles es remontarse a épocas pasadas, con sus casas de arquitectura colonial y grandes balcones. Pero no hay ningún vestigio más imponente que su iglesia, edificada en el siglo XIX, aunque remodelada en el 2001.

Otros atractivos del lugar son: Las piscinas de Atzumpa, la Cruz del cielito lindo, la Cruz del Chico.

Las fiestas patronales se celebran del 11 al 14 de diciembre en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción.

Además, cerrando la navidad se acostumbra el 6 de enero salir en pastorelas bailando y alzando cantos al Niño Dios, haciendo diversos recorridos por las calles de la ciudad.

Ataco se ha convertido en un destino auténtico, más elaborado y muy rico en cultura, pero también tiene toques de comodidad y modernidad. Hoteles con espíritu de casa de familia o sitios para hospedarse que dan la oportunidad de acercarse al corazón del campo, a través de visitas a beneficios de café o cabalgatas en medio de bosques, permiten acoger a quienes desean pasar uno o varios días en el sitio. Restaurantes y cafés de primera invitan a tomarse un buen vino, un café de olla o un exquisito refresco, acompañados de un platillo típico o de un menú internacional.

Si estás interesado en hacer turismo local en Ataco, puedes visitarlo tomando la Carretera Panamericana (CA-8) en el desvío a Sonsonate. A lo largo del camino encontrarás la señalización de la Ruta de las Flores que te llevarán directo a tu destino.

Para conocer y disfrutar al máximo de Concepción de Ataco es necesario hacer un recorrido sin prisas, porque cada rincón del pueblo tiene ese toque especial que alimenta los sentidos.

Si vas en vehículo, el viaje te llevará aproximadamente una hora y 10 minutos, pero si vas en autobús, puedes tomar las ruta 249 desde la terminal de Sonsonate.

A través de la campaña «Vivilo de Cerca», el Ministerio de Turismo motiva a los salvadoreños a visitar cada rincón de El Salvador, en donde puedes apreciar desde un atardecer de sábado en playa Las Flores, hasta gozar de la tranquilidad que ofrece el Centro Histórico un domingo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here