Células madre podrían erradicar el virus del VIH, según estudio

Investigadores españoles hallan en las células madre una forma de combatir el reservorio viral, indetectable y resistente, que impide que los fármacos no puedan derrotar la infección del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

El hallazgo científico es un hecho que podría cambiar la vida de millones de personas, médicos españoles podrían haber eliminado el VIH en seis personas utilizando células madre. La importancia de estas células en un tratamiento efectivo contra el mal ha sido analizada por científicos desde 2008.

Hasta la fecha, los medicamentos no consiguen eliminar el contagio por la existencia de un reservorio viral (un grupo de células inmunitarias en el cuerpo que están infectadas por el VIH, pero no están activamente produciendo más VIH).

Esta población de virus de inmunodeficiencia humana se ubica en células infectadas que permanecen en estado latente y no pueden ser detectadas ni destruidas por el sistema inmunitario.

Una investigación publicada en la revista Annals of Internal Medicine señaló que científicos de Barcelona y de Madrid habrían combatido al virus con trasplantes de células madre en seis pacientes catalogados como con VIH indetectable.

Los autores del estudio señalaron que los resultados observados “podrían servir para el diseño de estrategias de curación del VIH menos invasivas“.

Dicho estudio reveló cómo luego de recibir un transplante de células madres, cinco presentaban un reservorio viral indetectable y uno de ellos no tenía anticuerpos contra el virus en su sangre.

Hasta el momento solo un hombre había conseguido vencer la enfermedad. Sin embargo, en ese caso, además del trasplante de células madre, se cree que el resultado se debió a que tenía una extraña mutación genética.

En el caso de los participantes españoles sobrevivieron dos años después de recibir el trasplante de células por una enfermedad hematológica.

Tras realizar un nuevo análisis, se encontró que en 5 de ellos el virus era indetectable en sus escondites habituales, mientras que en otro el virus desapareció completamente siete años después del tratamiento.

El hallazgo podría servir para el diseño de estrategias de cura del VIH menos complejas e invasivas, ya que el trasplante de células madre presenta una alta mortalidad y solo se recomienda en enfermedades hematológicas muy graves.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here