La Dirección General de Centros Penales inauguró este día el programa El Mercadito, con el fin de promover la venta de los productos elaborados en los diferentes reclusorios por los privados de libertad en proceso de rehabilitación. Los reclusos expusieron productos como artesanías, calzado, muebles tallados en madera, hamacas, así como pinturas, que fueron muy apreciadas por los compradores.

Entre los talleres brindados por el sistema penitenciario a los recluidos están pintura, carpintería, sastrería y gastronomía, entre otros. La actividad de este domingo se desarrolló en el Centro Penal La Esperanza, de Mariona, se contó con participaron grupos musicales y de danza, y se exhibieron y vendieron algunos de los productos elaborados.

El director de Centros Penales, Osiris Luna, manifestó que la iniciativa forma parte de las medidas de rehabilitación de la población reclusa. Además, enfatizó en el Gobierno busca que la ciudadanía conozca de primera mano los avances en el mejoramiento del sistema penitenciario.

En el evento realizado este domingo participaron 215 reos y es una actividad que se seguirá desarrollando durante los domingos que restan de diciembre. El titular de la institución hizo una atenta invitación a visitar El Mercadito y ayudar a los privados de libertad en su proceso de adaptación social.

El Mercadito forma parte de los planes de acción de la fase II del Plan Control Territorial, con el objetivo de ayudar a que los reclusorios sean autosostenibles.

El proyecto El Mercadito se desarrolló de manera simultánea en los centros penales de Apanteos, Granja Santa Ana y  La Esperanza. La entrada es gratis para el público y se habilitan los espacios adecuados para que los clientes realicen sus compras de manera cómoda y segura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here