Durante las recientes discusiones comerciales entre EE.UU. y China, Washington ha tratado de forzar a Pekín a frenar el apoyo a sus compañías estatales, denuncia Xinhua, que tacha este comportamiento de invasión a la soberanía económica del gigante asiático.

«En la mesa de negociaciones, el Gobierno de EE.UU. presentó una serie de exigencias arrogantes a China, incluida la de restringir el desarrollo de empresas que son propiedad del Estado», aseveró la agencia estatal china en un comentario citado por Reuters.

Xinhua subraya que los requerimientos estadounidenses van «más allá del alcance» de las negociaciones en curso, pues afectan los fundamentos del sistema económico de la nación asiática y «fuerzan a China a cambiar el curso de su desarrollo».

«Esto muestra que detrás de la guerra comercial [de Washington contra Pekín], se trata de invadir la soberanía económica china y de obligar a China a dañar sus intereses centrales», añade la agencia.

Este mes, Washington decidió aumentar a un 25 % los aranceles a mercancías chinas por valor de 200.000 millones de dólares anuales, alegando que desde Pekín no han hecho lo suficiente para resolver las preocupaciones estadounidenses sobre el robo de propiedad intelectual y la transferencia forzada de tecnología a empresas chinas.

El gigante asiático anunció poco después su propia imposición de aranceles como respuesta a la medida del país norteamericano, que desde al menos hace un año viene exigiendo a su contraparte china que suspenda los subsidios a industrias previstos en el plan ‘Hecho en China 2025’ y que no recurra a represalias contra EE.UU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here