El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, le advirtió al Gobierno de EE.UU. “que actúe con seriedad para evitar incidentes” tras conocer que habrá una flotilla de medios navales estadounidenses en la zona cercana a la frontera del territorio marítimo cubano.

En otro tuit, el canciller afirmó que Washington “persiste” en declaraciones y “acusaciones”, a las que considera como “burda injerencia en los asuntos internos” del país caribeño, con la finalidad de “alterar el orden constitucional”.

Estas declaraciones ocurren un día después de que el Gobierno estadounidense anunciara la imposición de nuevas sanciones contra funcionarios Cuba, por presuntos “abusos contra manifestantes”, tras las protestas que se registraron en algunos puntos de la isla el 11 de julio.

Tras el anuncio de las medidas punitivas, el presidente estadunidense, Joe Biden manifestó que las sanciones impuestas son “solo el comienzo” y que su país “seguirá sancionando a los responsables de la opresión del pueblo cubano”.

Ante estas afirmaciones, Rodríguez dijo que el Gobierno de EE.UU. “no tiene absolutamente ninguna autoridad moral” para pedir que se libere a personas detenidas en las protestas en Cuba y le pidió a Washington ocuparse del “racismo sistemático” y la represión brutal en las protestas registradas en el país norteamericano.

“Se están cumpliendo en Cuba todas las garantías legales y procesales para los detenidos”, agregó el titular de Relaciones Exteriores.

La flotilla de opositores

La mañana de este viernes se esperaba que una flotilla organizada por opositores de origen cubano, que viven en la ciudad de Miami, saliera de la isla de Cayo Hueso, hacia aguas cercanas a Cuba, a unos 150 kilómetros, donde espera llegar después de las cinco de la tarde, para participar en actividades de protesta en contra del Gobierno de La Habana.

En la cuenta de Instagram de uno de los organizadores de la protesta hay una transmisión en vivo desde el yate desde el que se desplaza, y que forman parte de esta flotilla, que ya zarpó y emprendió su marcha.

Previamente, el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. manifestó que para ingresar a aguas cubanas los integrantes de la flotilla necesitaban un permiso y que infringir esta norma podría acarrear penas de hasta 10 años de cárcel, multas de 25.000 dólares al día y el decomiso de la embarcación. Al respecto, Veloz aseveró que no tocarían el territorio marítimo cubano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here