Los estudiantes cambiaron el modo de aprendizaje desde la reciente pandemia que se afronta mundialmente, volviéndolos vulnerables para asistir a clases presenciales, sin embargo, es fundamental continuar el desarrollo intelectual.

“Los estudiantes en general, a pesar del contexto de la pandemia deben seguir siendo responsables y ser conscientes que de ellos depende su aprendizaje en coordinación con los facilitadores o docentes”. Licda. Eugenia Rodriguez, Subdirectora Académica.

Bajo este contexto la tolerancia y la flexibilidad al cambio es el componente esencial para las nuevas formas del proceso de enseñanza – aprendizaje. Eso quiere decir que, si el estudiante deberá internalizar que ahora el modelo ha cambiado, que ya no se está en las aulas del año 2019, que ahora su contexto de enseñanza es con base a plataformas y conexiones de internet.

Los procesos y apoyos psicológicos para los estudiantes y docentes son esenciales en esta nueva normalidad debido a la pandemia.

Los estudiantes deben ser realistas y responsables, pero pensar de forma positiva y optimista, buscar estrategias que ayuden a mantener la salud mental sana, ya que esto permitirá sentirse seguros de sí mismos.

Al aceptar las nuevas modalidades el estudiante podrá manejar las emociones creadas por el contexto y crear un excelente rendimiento académico.

Un estudiante debe ser emocionalmente, optimista no perder las metas que se tienen pospuestas durante el año escolar.

Aprender en un contexto vulnerable significa:

  • Ser abierto a la apertura, al cambio ante la pandemia
  • Tener responsabilidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje
  • Tener claridad ante los roles (docente, estudiante y tutor)
  • A la vez hacer una reinvención hacia el concepto de virtualidad basado en una plataforma: teniendo claro que ya no será 100% presencial
  • Buen uso de las TIC

Evita en lo posible:

  • Pasar escuchando noticias sobre muertes o contagios
  • Tener control de las redes sociales
  • No caer en ser obsesivo
  • El aburrimiento
  • Respetar tiempos de comida, descanso, estudios.

El proceso de enseñanza-aprendizaje predominantemente en línea crea sensación de agobio entre los estudiantes y hasta en los mismos docentes, el reto es tener buena actitud, ser autodidacta, ser más participativos y mantener una comunicación abierta. Menciono Licda Rodriguez

Algunos retos

La pandemia por la COVID-19 nos condujo como institución educativa a generar entornos virtuales de enseñanza-aprendizaje.

En este caso la educación virtual requiere mayores responsabilidades tanto del estudiante como del docente para asumir su propia organización y distribución de tiempos.

“Ni unos ni otros estábamos preparados para el cambio, algunos procesos internos administrativos se volvieron complejos y hubo que reinventarse, fuimos a prueba y error, pero con alegría podemos decir que a la fecha hemos superado una buena parte y continuamos en la mejora”. Licda. Eugenia Sosa, coordinadora de comunicaciones

Cambio de actitud

Ante dichos cambios, fue necesario generar cambios de pensamientos, o de esquemas mentales para reinventarnos con mucha responsabilidad y compromiso para nuestra comunidad educativa.

“Todos nuestros equipos, administrativos, docentes y servicios generales, incluso se volvieron auto motivadores, para poder luchar y adaptarnos como institución educativa al nuevo ambiente post pandemia” mencionó Licda. Sosa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí