La Fiscalía de Cuba advirtió este jueves a los organizadores de la protesta convocada para el 15 de noviembre que podrían incurrir en varios delitos, en caso de llevarla a cabo sin la autorización del Gobierno.

A través de un comunicado, el órgano de justicia cubano señaló que inició «apercibimientos» (notificaciones) a varios convocantes que fueron citados a la fiscalía para ser notificados.

Estos grupos opositores habían solicitado una autorización para realizar la manifestación en ocho provincias, pero les fue denegada por los gobiernos municipales, al considerarla ilegal.

Amparada en la decisión de las comunas, la Fiscalía expresó: «Teniendo en cuenta la intención expresada públicamente por los promoventes de mantener la convocatoria, la Fiscalía General de la República, este jueves 21 inició el apercibimiento a varios ciudadanos que, de incumplir la decisión de las referidas autoridades, incurrirían en los delitos de desobediencia, manifestaciones ilícitas, instigación a delinquir u otros previstos y sancionados en la legislación penal vigente», señala el texto.

De acuerdo a lo expresado por la Fiscalía, las notificaciones fueron emitidas para «un reducido número de ciudadanos en las provincias de La Habana, Villa Clara, Cienfuegos y Holguín».

Por otra parte, la vicefiscal jefa de la Fiscalía de la provincia de La Habana, Yahimara Angulo, advirtió que si los impulsores de las protestas insisten en realizarla, pese a la negativa oficial de las autoridades, enfrentarán «consecuencias legales por promover y realizar marchas ilícitas». Y fundamentó la actuación de la fiscalía en el artículo 156 de la Constitución, referido a funciones de esa oficina como «velar por el estricto cumplimiento de la Carta Magna, las leyes y demás disposiciones legales».

Los delitos que podrían caberles a quienes participen de las movilizaciones son penados con sanciones económicas y privación de la libertad de tres meses a un año.

Tras ser apercibido en la sede de la Fiscalía en La Habana, el dramaturgo Yunior García Aguilera, fundador del grupo Archipiélago y uno de los promotores de la marcha del mes próximo, aseguró que «el objetivo número uno es manifestarse contra la violencia», y consideró que la advertencia de la Fiscalía es «una amenaza directa desde el poder». 

La crisis socioeconómica que atraviesa Cuba ha dado lugar a una serie de protestas antigubernamentales el pasado mes de julio, que La Habana adjudicó a una «campaña de difamación» impulsada desde EE.UU. A estas expresiones callejeras se contrapusieron las de otros ciudadanos que salieron a defender la Revolución y la soberanía nacional, en medio de un clima tenso que duró varios días y dejó un fallecido y varios detenidos.

El llamado opositor a marchar nuevamente había sido pautados para el 20 de noviembre, pero el Gobierno llamó para ese mismo día ejercicios militares y, por eso, los convocantes de la protesta la adelantaron para el 15.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here