Después de cinco años de desarrollo, Mercedes-Benz ha finalizado su superdeportivo equipado con motor de Fórmula. Se trata del AMG One, cuyos cinco motores entregan una potencia combinada de 1.049 caballos de fuerza (hp).

«Este es el auto más complicado del mundo. Estamos al límite de lo posible», afirmó Marco Lochmahr, quien está a cargo del denominado Project One desde 2019. En el mismo sentido se expresó el presidente del consejo de administración de Mercedes-AMG, Philipp Schiemer, quien sostuvo que «los inmensos desafíos técnicos de hacer que un tren motriz moderno de Fórmula 1 sea adecuado para el uso diario en la carretera» los ha llevado a sus «límites».

El AMG One está equipado con un motor de Fórmula 1 V6 de 1,6 litros de cilindrada capaz de llegar a las 11.000 revoluciones por minuto utilizando un solo turbocompresor con asistencia eléctrica. Su potencia alcanza los 566 hp. Además, cuenta con un doble árbol de levas en cabeza, válvulas de resorte de aire, inyección de dirección y un sistema de limpieza de gases de escape.

Respecto de sus motores, este superdeportivo cuenta con cuatro impulsores eléctricos que se combinan para alcanzar los 1.049 hp y una tracción total. Dos de ellos están ubicados en la parte frontal, vinculados uno con cada rueda, generando 322 hp combinados. El tercero está junto al motor de combustible y envía 161 hp al cigüeñal, mientras que el último se vincula con el turbocompresor y añade 121 hp.

Esta motorización es acompañada por una batería de iones de litio con una capacidad de 8,4 kWh, que otorgan al modo eléctrico una autonomía de 18 kilómetros.

La potencia combinada le permite al AMG One acelerar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos, mientras que necesita 7 segundos para ir de 0 a 200 km/h. Su velocidad máxima es de 352 km/h.

Este Fórmula 1 de calle cuenta con seis modos de conducción: Race Safe, Race, EV e Individual, más dos modos exclusivos para su uso en circuitos, Race Plus y Strat 2.

Por otra parte, el chasis monocasco está construido con fibra de carbono ultraligera y resistente, mientras que su tren de rodaje de aluminio con cinco brazos por eje y dos montantes telescópicos ajustables proporciona una amortiguación regulable que se adapta a los distintos modos de conducción. La carga aerodinámica del auto se caracteriza por la movilidad, ya que cuenta con alerones y suspensión activa que también se adaptan a los modos de manejo.

Respecto de sus llantas, son de aluminio de 10 radios forjadas en magnesio, con opción de nueve radios, que calzan neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 M01 desarrollados para este deportivo. También está equipado con frenos de disco delanteros de carbono cerámicos de 398 milímetros de diámetro con pinzas de seis pistones y discos traseros de 380 milímetros con pinzas de cuatro pistones.

El interior del AMG One también imita la experiencia de un Fórmula 1, ya que cuenta con asientos que permiten tener las piernas estiradas y un volante rectangular con comandos incorporados. Además, presenta dos pantallas digitales de 10 pulgadas, rejillas de climatización y de altavoces y una cámara que reemplaza el espejo central.

El deportivo tiene 4,76 metros de largo, 2 metros de ancho y 1,26 metros de alto. Está planeado que se fabriquen 275 unidades, que se vendieron en un proceso de captación de clientes secreto a un precio de 2,27 millones de euros (unos 2,44 millones de dólares), impuestos no incluidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí