La Secretaría de Salud de México informó este viernes que se confirmó en el país el primer caso de la variante ómicron del coronavirus.

«Se trata de una persona de 51 años, de origen sudafricano. Arribó a nuestro país el 21 de noviembre y, seis días después, presentó sintomatología característica de covid-19 leve«, dice el comunicado de la Secretaría de Salud.

De acuerdo con el texto, la persona recibió atención médica en un hospital privado de la Ciudad de México el 29 de noviembre, donde le hicieron prueba de antígeno y RT-PCR, que resultaron positivas.

El 30 de noviembre se recibió la muestra en el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), que inició el análisis. «Los resultados preliminares son positivos para el gen N2, y se observa que la muestra presenta falla en la diana del Gen S: negativo a gen S, positivo al gen ORFab y positivo al gen N), características de la variante ómicron», indica el documento.

Actualmente, el paciente «se encuentra en aislamiento preventivo voluntario». El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, indicó que «su pronóstico de recuperación es favorable».

Calma y protocolos

Más temprano, en su conferencia de prensa matutina, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, adelantó que el caso estaba en estudio y se esperaban los resultados del análisis para este mismo viernes.

El mandatario ha llamado a la calma y ha pedido a los medios de comunicación evitar alarmar a la población. «Ya se ha ido aclarando de que la vacuna sí protege de todas las variantes, por eso no debe de haber preocupación, mucho menos sensacionalismo de los medios, amarillismo para atemorizar», comentó.

En sintonía, López-Gatell ha pedido tranquilidad. «Llamamos a conservar la calma y seguir aplicando medidas para evitar contagios: sana distancia, uso de cubrebocas, estornudo de etiqueta y lavado frecuente de manos», escribió en Twitter.

Añadió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que «la vacunación sigue siendo fundamental para reducir riesgos de hospitalización y muerte».

El funcionario informó que desde el pasado 26 de noviembre, día en el que la OMS reconoció a ómicron como «variante de preocupación», han establecido un protocolo de vigilancia virológica que permite identificar tempranamente casos de covid-19 en personas que llegan de cualquier país.

Las autoridades mexicanas descartan el cierre del país. «Cerrar fronteras y bloquear personas o bienes, no son medidas útiles para contener las variantes«, manifestó López-Gatell.

En América Latina, los primeros casos de la variante ómicron del coronavirus fueron detectados en Brasil. El pasado martes, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) informó que el laboratorio Albert Einstein de Sao Paulo identificó dos casos positivos de esta cepa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí