El director general de SpaceX, Elon Musk, describió en un correo electrónico enviado la pasada semana a los empleados de la compañía la situación desesperada en la que se encuentra el desarrollo de los motores Raptor, que impulsan la nave espacial Starship.

«La crisis de producción de los Raptor es mucho peor de lo que parecía hace unas semanas», declaró el multimillonario en la nota, una copia de la cual fue obtenida este lunes por CNBC. «Nos enfrentamos a un auténtico riesgo de quiebra si no podemos alcanzar un ritmo de vuelos de Starship de al menos uno cada dos semanas el próximo año», subrayó.

Starship es una enorme nave espacial de nueva generación que SpaceX está desarrollando para enviar cargas y personas en misiones a la Luna y Marte. La empresa aeroespacial está probando prototipos en una instalación del sur de Texas y ha realizado varios vuelos de prueba cortos. Sin embargo, para pasar a los lanzamientos orbitales, los prototipos necesitarán hasta 39 motores Raptor cada uno, lo que requerirá un fuerte aumento de la producción.

«Es, francamente, un desastre»

Además, el correo electrónico proporciona más información sobre la salida de la empresa del exvicepresidente de propulsión Will Heltsley, quien abandonó la compañía a principios de noviembre. Según informa el medio, Heltsley había sido apartado del desarrollo de los motores Raptor antes de su marcha; Musk señaló que la dirección de la compañía estuvo investigando desde entonces los problemas del programa y descubrió que las circunstancias «son mucho más graves» de lo que se pensaba anteriormente.

El empresario escribió que, tras descubrir la situación de los Raptor, decidió trabajar personalmente en la línea de producción de los motores durante la noche del pasado viernes y el fin de semana. «Necesitamos que todo el mundo arrime el hombro para recuperarnos de lo que es, francamente, un desastre«, subrayó.

Asimismo, apuntó que el éxito del programa de motores Raptor también es fundamental para la estabilidad financiera a largo plazo del servicio de satélites Starlink. Musk señaló que SpaceX está aumentando la producción de sus antenas «a varios millones de unidades al año», pero que estas serán «inútiles» si los Raptor no tienen éxito.

Previamente, Musk informó que SpaceX espera lanzar la primera prueba de vuelo orbital de su nave Starship en enero del 2022. «Haremos muchas pruebas en diciembre y, con suerte, la lanzaremos en enero», sostuvo el multimillonario durante una reunión de la Junta de Estudios Espaciales de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE.UU.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí