La selección de Rusia venció este jueves a España (4:2) en los cuartos de final de la Copa Mundial de Fútbol Playa de la FIFA, que se celebra en Moscú, y se metió en semifinales.

El equipo ruso logró la victoria a pesar de que dos de sus jugadores fueron expulsados.

Hacia el final del segundo tiempo, Alexéi Makárov recibió la segunda tarjeta amarilla por lo que se vio obligado a abandonar el campo. Por su parte, Fiódor Zemskov fue expulsado minutos antes de que el partido terminara. Ambos jugadores y Artur Paporotny no podrán disputar la semifinal del sábado contra Suiza.

Después de la expulsión de Zemskov, el técnico de la selección rusa, Mijaíl Lijachiov, también recibió una tarjeta amarilla.

Tras el partido, Lijachiov criticó la labor de los árbitros. «Hoy los árbitros incluso se han superado a sí mismos. No tengo palabras para comentar lo que hicieron hoy en el terreno de juego», dijo durante la rueda de prensa.

«No necesitamos que los árbitros ayuden a la selección rusa. Es fútbol. Tomen las decisiones basándose en lo que pasa en el terreno [de juego]. Lamentablemente, toman decisiones muy raras. No puedo entender si les faltan cualificaciones o si persiguen algunos intereses propios», concluyó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here