13 de enero: A 20 años del fatídico terremoto que causó luto en el país durante 2001

0
420

Hoy, hace 20 años, un terremoto afectó la zona paracentral del país, dejando graves daños en infraestructura y múltiples personas damnificadas. Fue en aquel 13 de enero de 2001 a las 11:33 de la mañana, cuando un sismo de 7.7 grados en la escala de Richter se dejó sentir en esa zona del territorio salvadoreño.

El movimiento telúrico cobró la vida de 944 personas en El Salvador y según datos del Comité de Emergencia Nacional (COEN), el siniestro destruyó 108 mil 261 viviendas, ocasionó 445 derrumbes y dejó 1,155 edificios públicos dañados.

Las pérdidas que sufrió El Salvador se estiman en $1,255 millones, de acuerdo a cifras de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL).

“Sus efectos se hicieron sentir en la economía, la sociedad y el medio ambiente. Gran número de viviendas, carreteras, caminos y otras estructuras fueron dañados o destruidos. A pocas horas del desastre se declaró Estado de Emergencia Nacional”, informó la institución en su momento.

El mayor impacto del terremoto se dio en la colonia “Las Colinas”, de Santa Tecla, donde se originó un deslave de tierra de 150 mil metros cúbicos, que se desprendió de la Cordillera del Bálsamo, sepultando cerca de 200 casas y con ellas decenas de personas.


Exactamente un mes después de ese fatídico terremoto, el país enfrentó un nuevo movimiento telúrico, siendo San Vicente, La Paz y Cuscatlán, los tres departamentos más afectados.

El 13 de febrero de 2001 a las 8:22 de la mañana, un sismo de 6.6 grados en la escala de Richter sacudió nuevamente al país. Según las autoridades, dicho terremoto dejó al menos 315 personas fallecidas, 3,400 heridos, más de 250 mil personas damnificadas y más de 37 desaparecidos.

Debido al sismo, en todo el territorio nacional se registraron múltiples derrumbes, dejando a cientos de personas sin servicios vitales como los de agua potable, debido al daño en las tuberías que abastecían el vital líquido.

Ambos sismos (enero y febrero) dejaron más de 1,200 fallecidos y causaron pérdidas estimadas en más de $1,600 millones.

Ante los terremotos de enero y febrero, la República de China-Taiwán donó $10 millones para los damnificados, dinero que el exmandatario Francisco Flores confesó ante los diputados de la Asamblea Legislativa que los recibió, sin embargo, esa ayuda nunca llegó a las personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here