La defensora de derechos humanos, Nayda Acevedo, habló este jueves en el programa Plataforma, sobre el impacto que ha tenido en los hogares salvadoreños, el incremento de los precios de la canasta básica.

“La pandemia sin duda alguna ha tenido un impacto no solo directo a la canasta básica, al inicio de la pandemia uno de los golpes a las familias salvadoreñas fue la alimentación”, aseguró Acevedo.

Ante esto, recordó que el gobierno salvadoreño ha realizado la entrega de cajas de alimentos como parte de su programa de alimentación, lo cual consideró debe ser revisado y dimensionado.

“Los alimentos no suben de precio porque sí, hay una serie de causas, por ejemplo, El Salvador es un país dependiente de la compra de alimentos”.

La defensora de derechos humanos explicó, que en enero del 2021 el costo de la canasta básica era de $199, y en febrero del mismo año era de $200, asegurando que hasta la fecha ha incrementado $20 dólares más, lo que afecta el bolsillo de las familias.

Finalmente, Acevedo expresó que “el ajuste al salario mínimo no es suficiente, es necesario estar conscientes de lo que se está haciendo, los mecanismos de defensa de las personas consumidoras, precios y procesos económicos que nos hagan crecer”.

Vea las declaraciones completas:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here