Aprendices de la muerte; El Doctorado en Medicina y la COVID-19 – Por Aldo Hernández

0
887

Los médicos entendemos la muerte desde diferentes niveles y perspectivas. Desde la patología, comprendemos como un fenómeno secuencial de alteraciones químicas en el contenido interno de cada uno de sus microscópicos componentes, que implican cambios bruscos de acidez, de temperatura, etc. que culminan en un colapso de funciones claves para la integridad del sistema celular, como por ejemplo: rompimiento de la barrera principal de la célula. Se lee confuso, pero, se refiere en resumen a: interrupción de funciones vitales de la parte más pequeña del cuerpo: la célula. También percibimos la muerte, desde la fisiología, como el rompimiento de la homeostasis del cuerpo, es decir la pérdida irreversible del equilibrio de cada célula.

Desde la biología, la percibimos como parte del ciclo vital de los seres vivos. Desde la anatomía, la abordamos como una desvinculación definitiva de los tejidos y órganos vitales de un sistema. La bioquímica nos enseña la muerte como una serie de reacciones químicas en cadena que impiden irreversiblemente el contacto de nuestra célula con el oxígeno.

Aprendemos de la sociología, a la muerte como un suceso de separación irreparable de miembros de una sociedad y finalización de vínculos claves para el desarrollo de la misma. La filosofía, nos muestra la muerte a los médicos como un suceso humano que se vuelve objeto de significaciones de la existencia.

De la psicología aprendemos a los cambios cognitivos (Pensamiento)y de comportamiento ante la muerte inminente y durante el luto. De la antropología médica, abrimos nuestro conocimiento ante las diferentes cosmovisiones, tradiciones y costumbres del humano ante ella, donde la medicina es un intento de burlarla.

Así, cada asignatura estudiada nos lleva a través de los diferentes escaparates de la muerte. Somos aprendices de la muerte. En la farmacología luchamos químicamente contra ella; en la microbiología, la materializamos en priones, virus, bacterias, ricketsias, hongos, helmintos y artrópodos; en epidemiología, la medimos como: mortalidad y letalidad; en las materias comunitarias la experimentamos en las personas; en las asignaturas clínicas la luchamos en los hospitales. La muerte es nuestra maestra.

Actualmente, la muerte tiene una nueva concretización, el virus SARS-CoV-2 y su guadaña es la COVID-19. No ha dejado de matar de las otras maneras ilimitadas ya reconocidas por el CIE-10 y DSM-4 (Clasificaciones de enfermedades). Esta forma de morir nos sorprendió mundialmente. No todos mueren. Casi solo es en promedio 2 a 3%, dicho así: de 100 personas, 2; de 1000, 20; de 10,000, 200 y así sucesivamente. Pero es muerte.

No buscamos ser héroes, mártires, víctimas o sádicos. Realmente buscamos aprender de la muerte, y en este caso, de una manera mundial: la pandemia de este nuevo coronavirus.

Hoy es una oportunidad para revisar, reformular, retroalimentar y transformar la educación superior de la Medicina. Donde cada asignatura involucre una enfoque desde su esencia un aporte científico básico para abordar didácticamente esta enfermedad y desde ella entender las otras.

Estamos en una coyuntura pedagógica para médicos en formación, hoy más que nunca, la Realidad se muestra diáfana para útil aprendizaje, así, en cada disciplina o materia desarrollada:

1- Filosofía, para entender la relación entre ideología y salud pública.
2- Sociología, para aproximarse a las medidas estatales como: régimen de excepción y propagación viral o costumbres asociadas a transmisión viral.
3- Químicas: composición de virus y fármacos antivirales.
4- Biología: relaciones ecológicas interespecíficas, como parasitismo, simbiosis, mutualismo.
5- Inglés: lecturas actualizadas sobre estudios de revistas científicas.
6- Atención Comunitaria: organización de una comunidad ante pandemias.
7- Antropología: reacción humana ante pandemias.
8- Psicología: estado afectivo, cognitivo y conductual ante pandemias.
9- Estadística: lectura e interpretación de indicadores epidemiológicos.
10- Anatomía: sistema respiratorio, sistema linfático inmunitario y circulatorio.
11- Fisiología: interpretación de la respuesta inmunológica. Coagulación y COVID-19.
12- Bioquímica: diferenciación de la estructura molecular de los seres vivos y su relación humano-virus.
13- Microbiología: comportamiento del Sars-cov2 en el ser humano.
14- Farmacología: antivirales y vacunas.
15- Epidemiología: comportamiento de epidemias y pandemias. Análisis de caso.
16- Salud pública: impacto en el sistema de salud de las epidemias y pandemias.
17- Semiología médica: diagnóstico clinico preciso de la COVID-19.
18- Patología: estudio cambios morfológicos celulares ante la COVID-19. Aplicaciones postmortem.
19- Medicina Forense: ética, deontología, jurisprudencia y prerrogativas en triage de atención-seleción de pacientes COVID-19.
20- Medicina Interna: manejo hospitalario de pacientes complicados, enfermedades crónicas no transmisibles y COVID-19. Aproximación a cuidados intensivos.
21- Ginecología y obstetricia: embarazo y COVID-19.
22- Pediatría: niños, niñas y adolescentes con COVID-19.
23- Psiquiatría: efectos secundarios del Interferón. Complicaciones de enfermedades psiquiátricas dado el estado de alarma.
24- Cirugía: procedimientos quirúrgicos en pacientes COVID-19.
25- Investigación pregrado: enfoques temáticos asociados a la pandemia del COVID-19.

Valoraciones para volver pertinente y acorde el aprendizaje, no solo a nivel macrocurricular sino en cada interacción andragógica (educación para adultos) con la médicos en formación.

En este mes celebramos el día del médico, y dedico este artículo a las casi tres decenas de médicos fallecidos que sabemos hasta el momento, los cuales no pretendían convertirse en mártires, héroes o víctimas. Pero, demostraron ser aprendices fieles de la muerte y esperamos que su sacrificio sea semilla para la conciencia de una transformación de la salud.


Por: Aldo Hernández 
Doctor en Medicina Profesor universitario de Anatomía Microscópica de la Universidad de El Salvador (UES) 
Médico de Clínica Metabólica del ISSS 
Investigador de la UES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here