El presidente Nayib Bukele, aseguró este viernes no realizar ningún tipo de reformas a los artículos que garantizan el derecho a la vida desde la concepción, matrimonio y la eutanasia.

“He decidido, para que no quede ninguna duda, no proponer ningún tipo de reforma a ningún artículo que tenga que ver con el derecho a la vida (desde el momento de la concepción), con el matrimonio (manteniendo únicamente el diseño original, un hombre y una mujer) o con la eutanasia”, afirmó el mandatario, luego de recibir el Proyecto de Reformas Constitucionales del equipo ad hoc a cargo del vicepresidente Félix Ulloa.

Agregó, que las reformas son “una deuda histórica con el pueblo salvadoreño” y que se cambiará “la Constitución de D’Aubuisson” para sentar las bases y construir un país que la gente merece.

Además, expresó que “la oposición le tiene tanto miedo a una reforma constitucional que desmonte el sistema de privilegios del que siempre han gozado, que se han encargado de esparcir rumores y una campaña sucia de que la intención es aprobar el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la eutanasia”, reafirmando que es totalmente alejado de la realidad.

“Ustedes me conocen desde hace muchos años y saben que no propondría ninguna de esas cosas, por más presiones internacionales que tenga. Y aunque yo no participé en la creación de este proyecto de reforma constitucional, ahora que ya está en mis manos, me toca revisarlo, consultarlo y modificarlo, antes de enviarlo a los diputados para su estudio”, manifestó a través de su cuenta de Facebook.

Por otro lado, el mandatario indicó que la Constitución garantizara “el derecho al agua, al aire limpio, a la educación de calidad, a la salud (por muy caro que sea el tratamiento), a la vivienda, al acceso a Internet (¿por qué no?), a la inclusión financiera, a créditos sin usura, a la seguridad, a la alimentación, a un salario justo y a una pensión digna”.

En este sentido, Bukele prometió “una Constitución que obligue a cualquier Gobierno futuro a invertir en salud, educación, acceso a la tecnología, que proteja el medio ambiente, que limpie y mantenga limpios nuestros ríos y playas y a que no puedan destruir lo que queda de nuestros bosques. Una Constitución que permita la participación de la población en la toma de decisiones y que les dé verdaderos derechos políticos, algo que actualmente no tienen. Una Constitución que nos lleve al futuro, pero manteniendo siempre nuestros principios y nuestra fe en Dios, como la fuerza que guía todas nuestras acciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here