Se estima que los péptidos obtenidos de la miotoxina aislada del veneno del reptil podrían servir de prototipo para la elaboración de nuevos fármacos contra el coronavirus.

Un tipo de péptido dimérico no tóxico derivado del veneno de una serpiente sudamericana se ha mostrado eficaz a la hora de inhibir la reproducción del coronavirus, concluye un estudio publicado el pasado 12 de agosto en la revista científica Molecules.

Un equipo de investigadores brasileños descubrió que los péptidos obtenidos de la bothropstoxina-I, un tipo de miotoxina aislada del veneno de la víbora yararacusú, que habita en las regiones centrales y occidentales de Sudamérica, puede inhibir la capacidad del covid-19 de multiplicarse en un 75 %.

El péptido es capaz de conectarse con la enzima del coronavirus, una proteasa similar a la papaína conocida como PLPro, responsable de la reproducción de poliproteínas virales, sin dañar otras células. De este modo, los científicos sostienen que los péptidos de bothropstoxina-I podrían servir de prototipo para nuevos fármacos contra el coronavirus.

Sin embargo, la comunidad científica se muestra preocupada por las posibles implicaciones del descubrimiento.

«Nos preocupa que la gente vaya a cazar la yararacusú en Brasil, pensando que van a salvar el mundo», lamentó Guiseppe Puorto, herpetólogo del Instituto Butantan. «No es el veneno en sí mismo el que curará el coronavirus», aseveró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here