Médicos Sin Fronteras suspende actividades en El Salvador, luego de ataque armado en Ilopango

0
361

Médicos Sin Fronteras (MSF) suspendió temporalmente sus actividades en El Salvador, mientras evalúan el ataque de un grupo armado contra una ambulancia en la que se movilizaban dos profesionales de Salud la madrugada de ayer, según informó el coordinador del organismo, Luis Romero.

«Todas nuestras actividades médicas están suspendidas, pero no canceladas, hasta poder indagar al respecto y saber que nuestras intervenciones se puedan llevar a cabo en seguridad», aseguró Romero y detalló que el equipo agredido estaba formado por un médico y un auxiliar de enfermería, quienes se «encuentran estables y se les está dando seguimiento médico».

El equipo se dirigía en una ambulancia de MSF a brindar asistencia en una zona populosa del centro de El Salvador. El vocero de MSF señaló que el ataque se registró a las 3:00 de la tarde en la localidad de Ilopango.

Romero indicó que sus compañeros, «después del hecho violento, fueron atendidos por el personal médico de MSF y se coordinó el traslado y la atención médica en un hospital», sin detallar el tipo de lesiones que recibieron.

«Estamos indignados y tristes y hacemos un llamado a los actores armados en el país a respetar la misión médica. Nuestra acción es neutral, imparcial e independiente y brindamos ayuda a las personas en la hora de su mayor necesidad», dijo Romero.

Ministro de Salud condena ataque

Por su parte, el ministro de Salud, Francisco Alabí, condenó en redes sociales «el ataque sufrido a Médicos Sin Fronteras y nos ponemos a disposición para apoyarles en todo lo necesario. Nuestro trabajo como médicos debe respetarse, dado que nuestro único objetivo es: salvar vidas», sostuvo.

Este lunes, la Policía Nacional Civil (PNC) informó que capturaron, mediante un operativo, tres pandilleros en el Reparto Las Cañas, Ilopango, como parte de las acciones en respuesta al ataque de ayer a tripulantes de una ambulancia de Médicos Sin Fronteras.

Los capturados fueron identificados como Josué Portillo, alias Cachete, Rubén Alvarado, alias Obama y Josué Argueta, alias Cuzuco, acusados de los delitos de agrupaciones ilícitas y resistencia.

La misión de MSF brinda asistencia médica y humanitaria en medio de la pandemia de COVID-19 en comunidades populosas en las cercanías a la capital, donde difícilmente llegan los servicios públicos de sanidad por la presencia de pandillas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí