El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, pidió este miércoles en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que se reconozca al diputado opositor, Juan Guaidó, como «mandatario legítimo» de Venezuela.

La reunión es la tercera que convoca Washington este año para lograr apoyo en el mundo en su intento de deponer al gobierno del presidente Nicolás Maduro, reelecto en mayo pasado con más del 60% de los votos.

Durante su intervención, Pence dijo que ha «llegado el momento» de que la ONU acepte a Guaidó como «gobernante interino», y además abogó por que el organismo multilateral «busque a su representante en este organismo».

En ese sentido, el funcionario norteamericano, dirigiéndose a Samuel Moncada, representante de Venezuela en la ONU, dijo: «Con el debido respeto, señor embajador, usted no debería estar aquí».

«Nicolás Maduro es un dictador que no tiene poder legítimo. Nicolás Maduro tiene que marcharse», subrayó el vicepresidente, quien anunció que EE.UU. entregará 60 millones de dólares adicionales en ayuda humanitaria a Venezuela.

En respuesta, Moncada dijo que la administración de Donald Trump busca, a su juicio, «la implosión social que permita la intervención militar en Venezuela». El diplomático añadió que EE.UU. aplica en el país caribeño «un experimento inhumano, todo con el objeto de justificar el pillaje y el saqueo» de los recursos en Venezuela.

Venezuela exige respeto a EE.UU.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó el discurso de Pence en el Consejo de Seguridad y le recordó a Washington que la primera Magistratura del país caribeño es un cargo popular que elige la población mediante elecciones «libres, democráticas, transparentes y constitucionales».

«En Venezuela manda el pueblo y seguirá siendo así por consciencia y voluntad de las grandes mayorías (…) Hoy el pueblo va seguir derrotando el deseo de ustedes de un cambio de régimen», dijo el mandatario en un acto público transmitido por el canal VTV.

A eso se suma la gira que realizará el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, por Perú, Paraguay, Chile y con una parada en Cúcuta, Colombia, para congregar «apoyo para la democracia en Venezuela», según reza un documento del Departamento de Estado de EE.UU.

También el enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, viajará esta semana a España y Portugal para sumar mayor adhesión a la presión internacional que impulsa EE.UU. contra Venezuela desde el pasado 23 de enero, cuando el diputado Guaidó se autoproclamó «presidente encargado», en una acción que Caracas ha denunciado como un «golpe de Estado continuado».

La ofensiva internacional de EE.UU. ocurre una semana después de que la Asamblea Nacional Constituyente allanó la inmunidad parlamentaria de Guaidó. Además, el órgano plenipotenciario autorizó el curso de una investigación que adelanta el Ministerio Público y el Tribunal Supremo de Venezuela contra el diputado opositor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here