El número de casos confirmados del coronavirus en EE.UU. se ha elevado a 75.233, 1.070 de los cuales han resultado letales, según el Instituto John Hopkins, que recoge las estadísticas oficiales.

El estado más afectado por la brote sigue siendo Nueva York, donde la enfermedad acabó con la vida de 385 personas. El gobernador del estado de Nueva York (EE.UU.), Andrew Cuomo, ha confirmado este 26 de marzo que en ese territorio se han contabilizado 6.448 nuevos casos de covid-19 durante las últimas 24 horas y ya hay 37.258 infectados.

Además, Cuomo ha apuntado que casi cualquier escenario realista sobre la pandemia de coronavirus desbordará la capacidad hospitalaria de Nueva York y que las autoridades estadounidenses aumentarán esa capacidad, con el objetivo de pasar de las 53.000 camas de hospital actuales a tener 140.000.

EE.UU. es el tercer país con más casos detectados del covid-19. Es superado por China (81.782 casos) e Italia (80.539 casos).

Este martes, la vocera de la OMS, Margaret Harris, señaló que EE.UU. puede convertirse en el epicentro de la pandemia del coronavirus. Advirtió que el 85 % de los nuevos casos de covid-19 que se registraron en el mundo desde el lunes se detectaron en Europa y EE.UU. y, de ellos, el 40 % se dieron en territorio estadounidense, un país que «tiene un brote muy grande» cuya intensidad «va en aumento».

Entre tanto, el presidente de la nación norteamericana, Donald Trump, expresó este martes su esperanza de que los estadounidenses vuelvan al trabajo para el día de Pascua, el 12 de abril.

Unas horas antes, criticó las medidas restrictivas por el brote y dijo que podrían ser las causantes de más muertes. «Esta cura es peor que el problema. Nuevamente, muchas personas, en mi opinión, más personas, morirán si permitimos que esto continúe. […] Tenemos que hacer que nuestro país vuelva a trabajar. Nuestro país quiere volver a trabajar», afirmó Trump.

Mientras tanto,el presidente de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed), Jerome Powell, ha declarado este jueves que la economía de su país «podría estar en recesión».

«Pero apuntaría a la diferencia entre esta y una recesión normal. No hay nada fundamentalmente malo con nuestra economía. Muy por el contrario. Empezamos desde una posición muy fuerte», destacó.

Jerome Powell declaró que EE.UU. vive «una situación única», cuando las autoridades piden a los ciudadanos cerrar sus negocios y quedarse en casa. «En un momento dado, tendremos al virus bajo control y la confianza regresará», precisó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here