Las autoridades de Texas (EE.UU.) reportaron este lunes la muerte de siete migrantes ilegales cerca de la frontera, supuestamente debido a la exposición al calor y la deshidratación, informa Reuters.

Entre las víctimas figura una mujer, dos bebés y un niño pequeño que habrían muerto el pasado domingo cerca de Río Grande antes de que la Patrulla Fronteriza los encontrara.

Los cuerpos de otros dos hombres fueron hallados en un rancho cerca de Carrizo Springs, mientras que un cuerpo en estado de descomposición fue hallado el pasado 20 de junio cerca del río Bravo.

«Las temperaturas extremas durante esta época del año pueden ser fatales», dijo al medio Raúl Ortiz, agente de la Patrulla del Sector de Del Río.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here