En El Salvador, el Ministerio de Medio Ambiente ha reportado que la calidad del aire en el territorio nacional ha presentado una considerable mejoría, ya que ahora es más puro.

El coronavirus ya se ha cobrado la vida de más de 15.000 personas a nivel mundial, pero al mismo tiempo ha estado teniendo un efecto positivo en el medio ambiente, según notan varios expertos.

La rápida propagación del covid-19 llevó a que la mayoría de los países se vieran obligados a tomar medidas drásticas para detener el virus, como la limitación del tráfico aéreo. El nuevo virus causó la caída de todos los principales mercados bursátiles del mundo, al igual que el precio del petróleo, por lo que la economía mundial está de momento al borde de una nueva recesión.

La reducción del consumo de combustibles fósiles significa asimismo reducción de las emisiones de dióxido de carbono por su combustión, lo que resulta ser muy bueno para la naturaleza.

¿Qué ha cambiado ya?

Los expertos del portal Carbon Brief recogen que durante el primer mes transcurrido desde finales de enero, las emisiones de CO2 en China disminuyeron en un 25 % en comparación con el mismo período de 2019. Los analistas subrayan que a lo largo de este año las emisiones de gases de efecto invernadero, en las cuales China es el líder mundial, podrían reducirse en ese país en un 1 % o más.

Además, durante los meses que lleva la propagación del coronavirus, los científicos de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) han registrado ya una reducción en las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) causadas por las instalaciones industriales y los automóviles, principalmente en la misma China.

Por su parte, el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico observó en febrero de 2020 en el gigante asiático una disminución de partículas finas, uno de los principales contaminantes del aire, en un 20-30 % en comparación con los tres años anteriores.

Pero no solo la ecología de China ha mejorado. La ESA ha notado también una reducción similar en las emisiones de NO2 en Europa, y especialmente en el norte de Italia, la nación más afectada por el covid-19 después de China.

Además, el agua de los canales de Venecia se ha vuelto casi cristalina a raíz de la cuarentena que las autoridades italianas establecieron para impedir la propagación de la pandemia. La reducción del número de embarcaciones también permite observar peces y otros animales acuáticos en la corriente.

¿Qué pasará cuando termine la epidemia?

No obstante, los expertos coinciden en que el ‘descanso’ para la atmósfera de la Tierra debido al coronavirus será temporal. A medida que las cuarentenas se levanten y la economía mundial se recupere, las emisiones también volverán a sus niveles normales.

Así, debido a la crisis financiera mundial de 2008, las emisiones de gases de efecto invernadero cayeron un 1,3 % en 2009, luego de lo cual se recuperaron rápidamente en 2010, según recoge Reuters.

«Si las acciones aquí continúan rescatando compañías de combustibles fósiles y corporaciones multinacionales y bancos, e invirtiendo en infraestructura de combustibles fósiles, entonces estamos cavando un agujero más profundo en un lugar más violento y peligroso», señaló al canal CNBC la científica climática y activista por la justicia ambiental Sarah Myhre.

«Creo que existe el potencial de que esta pandemia se convierta en un momento de despertar masivo de nuestra capacidad de tener compasión el uno por el otro», agregó Myhre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here