La Neumonía de Wuhan

Neumonía es el nombre técnico que los médicos le asignan a una infección de los pulmones, popularmente la conocemos como: “Pulmonía”.

Generalmente, es una complicación de una infección en las vías respiratorias superiores (nariz, garganta, etc) que se identifica por una dificultad severa para respirar y que, sin la intervención médica oportuna puede ocasionar la muerte por una insuficiencia respiratoria.

Wuhan es una ciudad de Hubei, provincia de China, de 11 millones de habitantes y que se ha vuelto famosa desde el 31 de diciembre del año recién terminado, por ser el epicentro de una pandemia respiratoria causada por un virus del género Coronavirus identificado como: 2019-nCoV o Wuhan Coronavirus que produce una neumonía de agresiva evolución (Rápidamente invade los pulmones) y alto contagio.

Una pandemia, es, en términos sencillos: una enfermedad que se transmite de país a país. La Neumonía de Wuhan se ha dispersado en 14 países, provocando: 2,886 casos reportados, 2,825 en China, 5 casos confirmados en Estados Unidos, 81 fallecidos, 59 recuperados, según datos actualizados a las 9 a.m. de este lunes en el Mapa Gisand facilitado por el Centro para la Sistematización de la Ciencia e Ingeniería de la Universidad Johns Hopkins (JHU-CSSE, por sus siglas en inglés) (Puede consultar el desde su teléfono inteligente accediendo al vínculo: http://gisanddata.maps.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/bda7594740fd4029942467b48e9ecf6).

Y aunque no ha superado a sus neumonías antecesoras, como la SARS (China, 2002) y la MERS (Medio Oriente, 2012, se ha constituido en una alarma en todos los medios nacionales e internacionales, dadas las facilidades tecnológicas de comunicación virtual.

Lo que provoca escándalo en la población y pone en alerta a las autoridades mundiales de salud, es la veloz propagación del virus y facilidad de complicarse. Y aunque en este caso, la Letalidad (potencial de muerte) no están alta como las antecesoras (3 de cada 100 que la sufren), eleva los ingresos y estancias hospitalarias y los requerimientos de asistencia en unidades de cuidados intensivos.

Una neumonía viral por sí misma, representa un difícil reto para los médicos, debido a que se requieren antibióticos especiales contra virus, y éstos responden de manera impredecible a los mismos. Muchas veces este tipo de virus respiratorios son resistentes a los antivirales.

En nuestro país, atendiendo a las recomendaciones de la Alerta Preventiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y en ese momento el primer caso confirmado en Estados Unidos, ha informado a través de un comunicado del gabinete de salud del 22 de enero que se han intensificado acciones de vigilancia epidemiológica (es decir, pendientes de cada caso sospechoso reportado) y capacitación del personal de salud. Cabe aclarar que hasta este momento, la OMS aún no la declarado una Emergencia Mundial.

Estoy seguro que quienes leen este artículo, ya han navegado por el mar de noticias que los diarios digitales ponen a disposición, además de haber consultado: Wikipedia para aprender de estos virus y sus respectivas enfermedades. Ya deben saber que inicia como zoonosis (Infección de animal a humano) desde posiblemente una combinación de virus de murciélagos y serpientes. Ya deben estar enterados que se sospecha que está relacionada al consumo de carne en el mercado de mariscos de Wuhen (Clausurado en 24 horas, luego de confirmar el origen de los casos nuevos de la neumonía en cuestión).

También deben conocer que se transmite persona a persona por la saliva: al hablar, toser, estornudar, darse la mano y compartir objetos con ella. Sin temor a equivocarme, deben haber leído que los síntomas de los casos reportados eran: tos, fiebre, aumento secreciones nasales, dolor de cuerpo y de manera rápida, casi en uno o dos días: dificultad respiratoria. Lo cual, ha sido posible por el fácil acceso a los medios masivos de comunicación, y más específico: internet en el celular.

Todo es correcto. Solamente aclarar que la dificultad respiratoria a la que se refieren, no es equivalente a congestión nasal, sino que inicia con un aumento en las respiraciones por cada minuto (más de 40 respiraciones por minuto), una sensación de ahogo hasta una necesidad exagerada de aire.

Lo anterior, es similar en todas las neumonías virales que se han presentado siempre y que vuelve a manifestarse en esta nueva neumonía de Wuhan. Entonces, ¿Cuál es la relevancia en nuestro país de estar informados de la pandemia ocasionada por el Novel Coronavirus 2019 de Wuhan, si es menos letal y contagioso, similar en síntomas a los anteriores y si solamente hay 2 casos, hasta hoy, confirmados en Estados Unidos?

Aparte de la adquisición de la información y conocimiento general sobre la epidemia (Aumento del número de casos nuevos en un lugar o país) respiratoria y de la atención a las recomendaciones de la OMS y Ministerio de Salud, es imprescindible, recordar la alta vulnerabilidad que el país tiene, debido a: los niveles de hacinamiento en buses, centros comerciales, mercados, parques, etc (Muchas personas en lugares pequeños); características culturales propias de interacción social a través del contacto físico cercano, por ejemplo: dar la mano, besos, abrazos, cercanía al hablar; además de costumbres de compartir objetos, no cubrirse o hacerlo inadecuadamente al toser o estornudar, consulta médica tardía (Hasta que ya es “grave») o automedicarse.

Por lo cual, y teniendo en cuenta que, según los últimos reportes de los boletines epidemiológicos del Ministerio de Salud y del ISSS, las infecciones respiratorias siguen siendo la principal enfermedad, encontrándose más de treinta mil casos desde las primeras tres semanas del año y más de quinientos casos de neumonías, se afirma la relevancia de aprovechar estas situaciones de pandemias respiratorias para recalcar las indicaciones preventivas de salud y forjar una cultura de cuidados respiratorios.

Por lo tanto, reitero lo ya resabido:
1- Si presenta los síntomas juntos, como: tos, aumento de secreciones, fiebre, dolor de
cuerpo y/o dificultad respiratoria, consulte en el centro de salud más cercano
2- No se automedique
3- Evite contacto físico
4- No visite lugares concurridos
5- Lávese las manos constantemente con agua y jabón
6- Protéjase con la parte interna del codo al toser o estornudar
7- Use pañuelo
8- Use mascarilla
9- Cualquier duda, consulte a personal de salud autorizado y evite alarmas innecesarias


Por: Aldo Francisco Hernández Aguilar
Doctor en Medicina, profesor universitario de Anatomía Microscópica 
e investigador de la Universidad de El Salvador (UES), y médico de 
la Clínica Metabólica del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here