El pasado 8 de enero, el Gobierno de El Salvador (GOES) presentó, a través del Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad de El Salvador (Conasav), una propuesta de reforma a la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, con el fin de disminuir contaminación del aire.

Las reformas, presentadas por el GOES, incluyen mejorar las tecnologías del transporte colectivo con motores Euro III, también, la prohibición de los de inyección, así como la reducción de las partículas de azufre, además, se dará un periodo de tres años para que los motores sean sustituidos por la tecnología en aquellos vehículos que tengan más de 20 años de antigüedad, según información estatal.

El transporte público genera el 51% de las emisiones de material particulado contaminante

De igual manera, CONASAV también propuso multar a los dueños de vehículos del transporte público que excedan la emisión de gases y contaminen el aire. El valor de la multa propuesta es de $57.14, en el caso que un vehículo sobrepase las emisiones de gases o circulen con el sistema de escape dañado.


Ver también:


“Lo que estamos pidiendo es que se haga una reforma a la Ley de Transporte y se sustituyan los autobuses que están contaminando en nuestras principales ciudades, ya que la mayor cantidad de emisiones de material particulado PM2.5 y PM10 que contaminan el aire es generado por el transporte público”, declaró la ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl al presentar la reforma.

También, el viceministro de Transporte, Nelson García, dijo durante la entrevista “El Salvador Ahora” en el canal del Estado, que el único objetivo de la propuesta es disminuir la contaminación ambiental generada por buses y microbuses que circulan a nivel nacional.

“En estos momentos el parque vehicular es más de 1 millón, 190 mil vehículos”, afirmó el funcionario.

“Lo que se está tratando de normar es que esas unidades que tengan más de 20 años tengan una tecnología más limpia, que utilicen motores Euro III, que utiliza combustible, porque con la reforma lo que se busca es cambiar la tecnología de los motores y por otro lado que usen combustible que ya hay en el mercado, con bajos niveles de azufre y para reducir la contaminación”, explico el funcionario.

Durante su intervención, García señaló que a través del Banco Hipotecario, el Estado ha abierto una línea de crédito, donde se han financiado cerca de $110 millones, que ha permitido que, desde 2015 a la fecha, se hayan sustituido más de mil unidades que emiten menos contaminación al medio ambiente.

Dijo que la actual Ley de Transporte que fue aprobada en 1995 es obsoleta, por lo que consideró necesario crear una nueva ley que responda a las necesidades y demandas que el país tiene en esta materia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here