‘Emily in Paris’, triunfa en Netflix mientras los franceses la aborrecen

0
65

Netflix ha vuelto a arrasar y esta vez lo ha hecho con el título Emily in Paris, consiguiendo un lugar privilegiado entre las tendencias de la plataforma de streaming. Sin embargo, a pesar de su éxito hay quienes no se han tomado muy bien las aventuras de la protagonista en la ciudad del amor: los franceses.

Para poner en situación a quienes aún no hayan visto Emily in Paris (sin spoilers) esta serie, al más puro estilo Sexo En Nueva York de las nuevas generaciones, trata sobre una joven estadounidense que decide emprender una aventura laboral en el mundo del marketing aceptando un puesto de trabajo en la capital francesa. Aquí comienza a vivir experiencias que relata a través de sus redes sociales, así como más de un problema de choque cultural.

Es precisamente aquí donde los franceses se han sentido ofendidos ante la abundancia de clichés que la producción de Netflix muestra sobre los personajes parisinos. De hecho, varios medios franceses han manifestado su rechazo ante la serie argumentando que, en ella, los galos son descritos como “arrogantes, sucios, vagos, amargados y miserables”. Además, por si esto fuera poco, la idea que sea una estadounidense quien acude con el fin de darles lecciones no ha ayudado a que su opinión sobre la ficción protagonizada por Lily Collins (hija del músico Phil Collins) haya mejorado.

¿Cuáles son los estereotipos de Emily in Paris que han enfadado a los franceses?

Entre los que menos han gustado a los espectadores del país vecino se encuentran los que tienen que ver con sus hábitos de salud, ya que, es cierto que la serie muestra el hábito de fumar como muy común entre los habitantes de París. Algo que se repite con la bebida, bromeando con la idea de que existe un vino para desayunar.

Otro aspecto que vemos en Emily in Paris que no ha gustado nada a los franceses ha sido el verse reflejados como personas que se niegan a hablar en otro idioma que no sea el suyo.

Por último y no por ello menos importante, la idea de cómo supuestamente desarrollan su carrera profesional ha sido una de las quejas más destacables de la crítica de esta serie en Francia. El hecho de que no madruguen, vayan tarde a trabajar o interrumpan sus jornadas de trabajo para ir a comidas es algo con lo que no todos más de uno se ha sentido ofendido.

Sin embargo y aunque en Francia quizás no estén deseando que Netflix anuncie una segunda temporada, son muchos usuarios de la plataforma, que esperan ansiosos una segunda entrega.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here