Ante la llegada de cientos de indígenas a Quito, el presidente Lenín Moreno mudó su administración a Guayaquil. Sumido en el caos que ha provocado las manifestaciones, Moreno acusó al expresidente Rafael Correa de planificar la caída de su Gobierno.

Las protestas se han intensificado con la llegada de los indígenas a la capital, generando represión policial y un clima de incertidumbre lo que motivó al mandatario ecuatoriano a mudarse a Guayaquil.

Al llegar a esa ciudad, se dirigió al país en una conferencia de prensa y dijo: «Lo que ha sucedido no es una manifestación social de protesta frente a una decisión de gobierno. Aquí hay una manifestación política para romper el orden democrático”.

A los minutos, Rafael Correa respondió a las acusaciones: «Dicen que somos golpistas, que queremos desestabilizar el Gobierno. Los golpistas han sido ellos, que han roto la Constitución cuantas veces le ha dado la gana». Correa señaló que la salida democrática está en la constitución y en convocar a elecciones.

Las protestas han tenido como protagonistas a grupos de izquierdas, sindicalistas y jóvenes de distintas afiliaciones políticas de oposición, a los que se sumaron los primeros miles de indígenas que consiguieron ingresar a la ciudad donde está convocada una movilización para este miércoles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here