En las áreas, instaladas en las zonas forestales de la ciudad de Jinghong (provincia de Yunnan), se cultivan las plantas favoritas de esos mamíferos, y también se colocaron cinco estanques con sal para satisfacer las necesidades fisiológicas de los animales.

Desde que una manada de 15 elefantes asiáticos apareció en las portadas de los medios, causando gran revuelo entre la población local a lo largo de su paso por las zonas rurales y urbanas, las autoridades chinas ya tomaron algunas medidas. Así, el pasado martes se abrieron unos ‘comedores’ de elefantes en las zonas forestales cerca de la ciudad de Jinghong, al suroeste de la provincia de Yunnan.

La construcción de las áreas de alimentos, donde se cultivan las plantas favoritas de esos mamíferos, pretende prevenir que los elefantes ingresen a las aldeas y otros asentamientos humanos, informa la agencia Xinhua. Aparte de los vegetales, se instalaron cinco estanques con sal para satisfacer las necesidades fisiológicas de los animales.

“Si los elefantes disponen de abundante comida en su hábitat, es menos probable que se adentren en las aldeas o roben los cultivos plantados por los agricultores locales”, explicó Zha Wei, director adjunto de la oficina de gestión de la reserva natural del condado de Jinghong. Además, añadió que se planea usar más áreas como campos de cultivo de plantas con las que se alimenta esta especie.

Entretanto, el número de los elefantes asiáticos en el condado creció de unos 80 a finales del último siglo a unos 185 en la actualidad. Los ejemplares de esta especie están bajo la protección estatal en China.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here