El búho de Shelley fue avistado la semana pasada por un grupo de investigadores británicos en el bosque ghanés de Atewa.

Un equipo de científicos británicos, que trabaja en Ghana, ha conseguido fotografiar por primera vez en la naturaleza un búho gigante que no había sido visto en las selvas africanas en aproximadamente 150 años.

El búho de franjas, conocido también como búho de shelley, fue avistado la pasada semana por el doctor Joseph Tobias, del Departamento de Ciencias de la Vida del Imperial College London y el doctor Robert Williams, ecologista independiente de Somerset, comunicó este viernes la universidad. El hallazgo ocurrió cuando los investigadores visitaban el bosque de Atewa, ubicado al sudeste de Ghana, y sorprendieron a la enorme ave que se encontraba en su descanso diurno.

«Era tan grande que al principio pensamos que era un águila», afirmó Tobias. «Por suerte, se posó en una rama baja y cuando sacamos los binoculares nos quedamos boquiabiertos. No hay ningún otro búho tan grande en las selvas africanas», agregó. Aunque los científicos vieron al ave posada por unos 15 segundos, en ese tiempo consiguieron tomar fotos que confirman la identificación debido a sus característicos ojos negros, su pico amarillo y su enorme tamaño, descartando a otras especies de búhos de África.

«Un descubrimiento sensacional»

El búho de Shelley fue descrito por primera vez en 1872 a partir de un espécimen obtenido de un cazador local por Richard Bowdler Sharpe, fundador del Club de Ornitólogos Británicos.

A lo largo de las últimas décadas han surgido informes ocasionales de personas que creen haber oído o visto brevemente al ave en algunas localidades de África occidental y central, desde Liberia hasta Angola. Sin embargo, la mayoría de estos avistamientos no están confirmados, y la especie se ha convertido en un ‘santo grial’ para los observadores de pájaros.

El pájaro está oficialmente clasificado como especie en peligro de extinción, con una población estimada de unos pocos miles de especímenes.  Según los especialistas, su avistamiento en Ghana ofrece una nueva esperanza para los búhos de franjas.

«Es un descubrimiento sensacional. Llevamos años buscando esta misteriosa ave en las tierras bajas occidentales, así que encontrarla aquí, en los bosques de las crestas de la región oriental, es una gran sorpresa«, señaló Nathaniel Annorbah, de la Universidad de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible del país africano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here