México contribuyó en la captura de la primera representación fotográfica del hoyo negro en el centro de la Vía Láctea, un hecho que significó un paso crucial para el avance del conocimiento y entendimiento profundo del universo, informó este jueves 12 de mayo la directora general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Alvarez-Buylla.

«La imagen es resultado del proyecto de colaboración internacional Telescopio del Horizonte de Eventos, donde México participa a través del Gran Telescopio Milimétrico (GTM), ubicado en la Sierra del estado mexicano de Puebla, un instrumento que por sus dimensiones y características tecnológicas es único en el mundo», detalló la representante del Conacyt, en rueda de prensa.

La foto obtenida de la sombra del agujero negro Sagitario A* fue revelada la misma jornada por la joven astrónoma mexicana, Gisela Ortiz-León, quien explicó la importancia de tal hito astronómico y mencionó que el diámetro del anillo del hoyo negro depende exclusivamente de su masa, con lo cual, mientras mayor sea la masa contenida, más grande será la sombra en el centro de la imagen.

Según Ortiz-León, la representación gráfica de Sagitario A* muestra que su anillo tiene el tamaño de la órbita de Mercurio y que su circunferencia presenta diversas asimetrías como resultado del movimiento constante del gas que se encuentra alrededor del agujero.

Asimismo, Alvarez-Buylla explicó que la participación de México no solo se limita al aporte de la infraestructura y alta tecnología, sino también al conocimiento, talento y compromiso de los jóvenes mexicanos que participan en el proyecto, quienes han sido liderados por David Hughes y Laurent Loinard.

La funcionaria recordó que, desde 2005, el GTM participa con la Universidad de Massachussets en las observaciones del Telescopio del Horizonte de Eventos, en las que forman un solo radiotelescopio virtual.

Por su parte, el doctor David Hughes, director del GTM, destacó que una de las aportaciones más significativas de la captura de la imagen es que confirma la teoría de la relatividad de Albert Einstein, la cual predice cómo se debe comportar la luz en las inmediaciones de un objeto muy masivo que no emite luz, a la vez que enuncia las ecuaciones de campo que permiten calcularlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí