Por su parte, el Centro Gamaleya salió al paso de las acusaciones del diario británico, señalando que este tipo de ataques «poco éticos» socavan los esfuerzos globales de la vacunación.

La publicación de The Sun en la que se afirma que la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus estaría basada en una fórmula robada de la vacuna de la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca no debe tomarse en serio, debido al carácter «muy poco científico» de tabloide, aseveró este lunes el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov.

«El periódico The Sun es un diario muy conocido por ser muy poco científico. Así tratamos sus publicaciones», aseveró Peskov.

Por su parte, desde el Centro Gamaleya, que desarrolló la vacuna rusa, desmintieron las acusaciones de The Sun, señalando que este tipo de taques «poco éticos» socavan los esfuerzos globales de la vacunación.

Asimismo, en su comunicado los creadores de Sputnik V hacen hincapié en que la vacuna rusa y AstraZeneca se basan en diferentes plataformas, siendo Sputnik V una vacuna adenoviral humana, mientras que el fármaco de AstraZeneca utiliza la plataforma de vector adenoviral de chimpancé. Al mismo tiempo, precisan que el Centro Gamaleya ya había utilizado esta misma plataforma con éxito en investigaciones previas, como las vacunas contra el ébola en 2017 y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés) en 2019.

«Además, la vacuna rusa es única entre todas las vacunas contra el covid-19 por utilizar un impulso heterogéneo (dos diferentes vectores, Ad26 y Ad5, para las dos dosis a fin de alcanzar inmunidad más potente y duradera) o el enfoque de mezclar y combinar, mientras que AstraZeneca utiliza un solo vector o el mismo vector dos veces», reza el comunicado.

El pasado 10 de octubre, el tabloide The Sun publicó un artículo, en el que cita fuentes propias, alegando que Rusia «robó» la fórmula de la vacuna AstraZeneca, para posteriormente utilizarla para el desarrollo de Sputnik V. Según afirma The Sun, los datos sobre la vacuna de AstraZeneca habrían sido robados por un agente extranjero y, supuestamente, utilizados después para la creación de la vacuna rusa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here