La fauna des-protegida

Fauna desprotegida

En el Salvador, durante todo el año hay un variado tipo de fauna que realiza tránsito migratorio sobre tierra, mar y cielos. Quizás no sea del conocimiento de muchos, pero nuestro país cuenta con un excelente clima tropical para que distintas especies puedan anidar en cualquiera de los ecosistemas del territorio nacional.

Durante el 2017, se visualizaron 164 especies procedentes de distintas latitudes de América Latina, entre ellas: aves, mamíferos, reptiles y anfibios, según datos de la fundación ecológica SalvaNatura, donde la mayoría de ellos son vistos en el Parque Bicentenario, entre la ciudad de San Salvador y Antiguo Cuscatlán.

118 es el número de aves, entre residentes y migratorias, son las que se han podido contabilizar.

La migración de la fauna se puede realizar vía aérea, terrestre y marítima pero según la bióloga Laura Figueroa, entrar vía aérea a nuestro territorio es de las formas más sencillas debido a los accidentes geográficos del país.

Algunas especies se acostumbran a los humanos

Según Figueroa, entre las especies que pueden observarse dentro del territorio nacional están: tigrillos, águilas de algunas especies, búhos, pumas, guacamayas, quetzales, torogoces, armadillos, zorros, venados, osos hormigueros (apreciados sólo en el parque Montecristo debido a que se encuentran en leve peligro de amenaza), liebres, mapaches, musarañas, serpientes, gatos zontes, (que es un mamífero inofensivo para el ser humano, con un tamaño un poco mayor al del gato doméstico, pero con el aspecto y el color de una pantera, y que a diario es visto en el parque bicentenario), entre otras especies.

Aunque en nuestro país no es muy común ver nuestra Ave Nacional en libertad, puede ser observada en dicho parque, así como en el Parque Nacional Montecristo en Santa Ana, en el Parque Nacional El Imposible en Ahuachapán, e incluso en universidades de Antiguo Cuscatlán que poseen zonas boscosas y de árboles de gran altura.

Durante los últimos años se han observado en el país, especies de la región centroamericana, esto se debe a las condiciones climatológicas de dichos países. | Foto: Óscar Flores

La bióloga y veterinaria de SalvaNatura, Victoria Galán afirmó que en el año 2016 la cifra de aves vistas únicamente dentro del Parque Bicentenario ascendió a 154, en este lugar la fundación ecológica realiza muchos de sus estudios. Aseguró que para finales de 2016 llegó aproximadamente a 170; el ave más vista durante la época de invierno es el tángara roja, y la chiltota de cabeza negra y la chiltota de espalda negra.

Además, Galán mencionó que la variedad de aves y mamíferos no solo habitan en los parques nacionales protegidos, sino que hay grupos pequeños que buscan otros rumbos, como áreas pobladas, ya que ahí los humanos los pueden alimentar, pero que al mismo tiempo los pueden cazar, y por no estar dentro de los límites de los parques porque es muy difícil percatarse de las capturas a especies protegidas.

Muchas especies como halcones, guacamayas, mapaches, tigrillos, monos, venados de cola blanca, y osos hormigueros, son capturados y comercializados en mercados, o incluso algunas personas las adoptan como mascotas, lo cual es ilegal y peligroso ya que son animales salvajes y de diferentes hábitat.

En El Salvador existe la Ley de Protección de Vida Silvestre ratificada por la Asamblea Legislativa en 1994 y modificada por última vez en el año 2013, dicha ley consiste en la protección, restauración, manejo, aprovechamiento y conservación de la vida silvestre. Además, regula las actividades como la cacería, recolección y comercialización de este recurso y la pesca deportiva del Merlín.

La ecóloga y colaboradora de SalvaNatura, Martha Lilian Quezada afirmó que el MARN otorga con regularidad permisos de “caza” para ciertas especies como el pato negro de la bahía de Jiquilisco, el pato comoarán en Suchitoto y ciertas especies de peces dentro de lagos y ríos, con la finalidad de mantener los ecosistemas equilibrados, ya que explicó que las especies deben de estar controladas y no deben de haber un elevado número de ejemplares.

Diferentes especies animales de nuestra fauna nativa se reciben de manera permanente en el Parque Zoológico Nacional. Según datos de la institución, se cuentan con 119 especies entre aves, mamíferos, reptiles y más- | Foto: Óscar Flores

“El equilibrio de especies es importante en los ecosistemas, porque si tú dejas que la cantidad de zorros aumente, eso hará que la cantidad de liebres disminuya al llegar a la extinción en un área determinada”, aseguró la ecóloga.

Por otra parte, existe la ley de áreas naturales protegidas, la cual vela porque los límites territoriales de las áreas protegidas como los parques nacionales no sean usurpadas por cazadores, o personas que quieran comercializar la vida silvestre, y que además, dicha ley establece como deber del Estado proteger los recursos naturales, así como la diversidad e integridad del medio ambiente, para garantizar el desarrollo sostenible.

Según el listado oficial del MARN, existen más de 500 especies, entre fauna y flora que están en peligro de extinción y amenazadas debido a diversos factores. Dicho documento no es actualizado por la institución desde el año 2015.

Según el viceministro del MARN, Ángel Ibarra, la deforestación es uno de los factores por las que muchas especies se pueden ver afectadas, ya que modifica el hábitat de algunas especies.

Actualmente, a nivel mundial existen especies que se encuentran amenazadas o en peligro de extinción, entre ellas se encuentran las jirafas, considerados el animal más alto del mundo; especies de felinos, como por ejemplo los chitas; abejas y es que esta especie, según los expertos, es vital para la reproducción de la vida en muchos ecosistemas, gracias a su papel en la polinización de las plantas.

Estados Unidos ya ha incluido varias especies de abejas en la categoría de en peligro de extinción. Las causas del descenso de la población de estos insectos varían según la zona, y podrían verse afectadas por el uso excesivo de pesticidas tóxicos, pues para esta especie es uno de los factores más comunes.

1 Comentario

  1. Felicitaciones, excelente investigación. Ojala que la incultura de nosotros, los Salvadoreños, se convirtiera en verdadera cultura, y respetemos a todos los miembros del reino animal y vegetal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here