Los gobiernos salvadoreños le han apostado a la estrategia de represión: Martínez

El antropólogo y cronista, Juan Martínez, habló en «Encuentro con Julio Villagrán», sobre temas relacionados a la seguridad nacional, pandillas y programas penitenciarios. Martínez mencionó, entre varios temas, que los Acuerdos de Paz fueron un armisticio que en ningún momento consistió en una solución de las causas de la guerra, que continuaron y siguen vigentes a la fecha.

El cronista Juan Martínez dijo que en El Salvador, posterior a la firma de los Acuerdos de Paz no se dedicó el tiempo para trabajar con los jóvenes y el problema de las maras: «nunca lo hubo, nunca hubo tiempo para enfocarse en ese problema que se estaba gestando, el problema de las maras creció», señaló durante la entrevista.

«Pandillas barriales ya habían aquí antes de la Mara Salvatrucha y la 18», mencionó, y explicó que el gran conflicto tenía su base en un contexto político e ideológico. «Es difícil dimensionar, hasta ese momento, si ellos eran problema de seguridad pues no hay información al respecto», añadió.

Asimismo mencionó que el tema de las pandillas evoluciona rápido desde los 70, «sabemos poco de ellas porque hay poco registro», dijo. «Las energías de la sociedad salvadoreña estaban concentradas en otros temas», agregó.

Martínez resaltó que el Estado salvadoreño, durante todos los gobiernos anteriores, le han apostado a la estrategia de represión para intentar de resolver el tema de seguridad en el país. Contextualizó que durante la gestión del expresidente Francisco Flores, él junto a su equipo de asesores no tenían conocimiento de dicho fenómeno, y por eso buscaron el camino más fácil.

Con el expresidente Saca, Martínez dijo que fue un presidente bien evaluado en pocas palabras por el programa «Mano Dura», pese a que los homicidios incrementaron, pero la gente percibía que tenían seguridad al ver a un policía en la acera golpeando a un pandillero.

Asimismo, habló sobre los programas y gestiones que se realizaron con el expresidente Funes y el actual mandatario, Salvador Sánchez Cerén. Sobre el caso tregua, dijo que estuvo mal porque «se le mintió al pueblo e inició a espaldas de la población, negociando con la vida del pueblo».

«La estrategia de Sánchez Cerén, más que todo de Óscar Ortiz, que fue mucho más protagónico en el tema de seguridad público, Ortiz le apostó básicamente a una estrategia militar, creyeron que podrían derrotar a las pandillas con una lógica militar», enfatizó Martínez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here