Hacienda asegura que El Salvador entrará en crisis en junio, si Asamblea no aprueba fondos requeridos por el Estado

0
170

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, aseguró que las calificadoras de riesgo internacionales esperan que El Salvador caiga en impago, debido a que no ven un progreso y una capacidad de acuerdos políticos.
Para el funcionario, el panorama fiscal para la economía salvadoreña se ve cada día más complicado, ya que aseguró que El Salvador está en una situación crítica frente a las finanzas públicas con una proyección de alcanzar un déficit fiscal para 2020 con un incremento “sustantivo” entre un 8 % y 9 % del Producto Interno Bruto (PIB).
Según Fuentes, esto se debe a la caída de ingresos tributarios frente a mayores exigencias de gasto para enfrentar la pandemia del COVID-19.
Actualmente, el Gobierno tiene una deuda de $3,000 millones que le aprobó la Asamblea Legislativa en dos tramos entre marzo y mayo, y Hacienda aseguró que $1,000 millones de ese paquete están en mano de los diputados para aprobación a través de préstamos con multilaterales.
Sin embargo, Hacienda sostiene en que no ha recibido dinero de la deuda para responder la pandemia y, hasta ahora, se ha financiado a través de deuda local con la emisión de Letras del Tesoro (LETES).


El titular de Hacienda también pidió a la Asamblea Legislativa a que tenga el «valor» de decir si aprobará o no los fondos que el Gobierno ha solicitado para pagos de salarios de funcionarios y empleados de Gobierno, y aseguró que si los fondos no se aprueban este mes, en junio El Salvador entrará en crisis.
«Van a generar crisis y van a generar una crisis seria. Se van a llevar de encuentro al país y a la economía… Es mi responsabilidad decirlo», advirtió Fuentes a los diputados.
«Entregamos un informe detallado a la Asamblea hace dos semanas, pero hasta ahora no sabemos si lo han leído. Debo decir que si no aprueban nada, van a generar una crisis seria, que se llevará de encuentro a la economía del país», agregó.
Fuentes advirtió que si la Asamblea Legislativa no aprueba esos préstamos, el país enfrentaría en junio próximo problemas de flujo caja, también conocido como crisis de liquidez.
Por otro lado, de acuerdo a la calificadora de riesgo Fitch Ratings, el país está al borde de una baja de su nota a ‘C’ junto con Irak y Sri Lanka, que le deja a un peldaño de insolvencia.
La economía salvadoreña cerrará el año con una deuda de más del 90 % con relación al PIB si el país logra colocar la totalidad de los $3,000 millones en nuevos préstamos que la Asamblea Legislativa autorizó tramitar al Ejecutivo.
De acuerdo con la agencia Fitch, este panorama eleva el riesgo y deja a El Salvador a un paso de la calificación «C».
En la escala de clasificaciones de Fitch, la categoría “B” indica que el riesgo de impago está presente, pero se mantiene un limitado margen de seguridad. En este caso las obligaciones financieras se están pagando, pero la capacidad para continuar honrando compromisos es vulnerable al deterioro en las condiciones económicas.
Actualmente la calificación de El Salvador está en «B-«. En caso de seguir un deterioro las condiciones la agencia puede degradar la calificación a «CCC» ( donde incumplimiento es una posibilidad real); «CC» (incumplimiento de alguna índole parece probable) y «C», que ratifica que el «incumplimiento de un emisor es inminente».
Si el deterioro continúa, podría degradarse a «RD», nota que considera que el emisor «ha experimentado un ‘incumplimiento restringido’ o un incumplimiento de pago no subsanado de un bono y en el fondo está «D» que indica «incumplimiento o impago».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here