Las celebraciones navideñas se suelen llevar a cabo alrededor de una mesa, y sobre ella, una con una cantidad de alimentos y bebidas que se degustan a diferentes horas todos los días.

En Navidad, se pierde los hábitos de sueño y alimentación. La cena del 24 o fin de año, por ejemplo, supone hasta 3,000 calorías, el doble de lo que el cuerpo requiere diariamente. Eso significa un aumento de peso entre 4 a 8 libras por las fiestas.

Si en el nuevo año no quieres sufrir las consecuencias de los excesos alimenticios, trata de seguir las siguientes recomendaciones:

1. Manten los buenos hábitos: no saltes ningún tiempo de comida y respete los horarios correspondientes a cada uno.

2. ¡Olvídate que por ser época de fiestas se puede saltar el ejercicio! Tiene que mantenerse activo y si puede, súmele 30 minutos extras a la rutina diaria, así compensas las calorías de sobra.

3. El alcohol es una alta fuente calórica; controla el consumo.

4. Balancea el menú. Si para la cena navideña y el año viejo habrá pavo con tu salsa, tamales, lomo relleno o cualquier alimento alto en grasa, compleméntalo con opciones ligeras, tales como ensaladas con poco aderezo y vegetales.

5. Come frutas. Considéralas como opciones de postres.

6. Evita “probar” mientras cocina. Se disciplinado y espera a que la comida esté sobre la mesa.

7. Haz salsas, aderezos, vinagretas y entremeses caseros, porque tienen menos preservantes y más nutrientes.

En Navidad puedes comer de todo, pero en las proporciones justas. Trata de servirte en un plato pequeño. Mastica despacio, así tendrás una sensación de llenura más rápida y evitará repetir.

Comidas fuera de casa

En vacaciones se valen los “pecaditos” fuera de casa. Si te toca comer algún tiempo otro lado, puedes poner en práctica estos trucos:

1. Evita los aperitivos, porque tienen las mismas calorías que un plato principal, sobre todo los que están hechos con grasa o acompañados por mayonesa, cremas pesadas o aderezos.

2. Come como si estuvieras en casa: respetando porciones, tiempos y combinaciones.

3. Opta por carnes magras (sin grasa), con poco o nada de salsas, o rellenos. Quítele. Si puede, inclínase por el pescado más que por la carne roja.

4. Sustituye el postre o licor por café o té.

5. Bebe toda la cantidad de agua que le sea posible.

Por: Dr. Francisco Herrera M. 
MSc. Nutrición Humana
Medical Marketing Dos Pinos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here