El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, advirtió hoy que el riesgo de que el país incurra en una nueva cesación de pagos «es muy alto».

«El mercado nacional está impedido de pagar y el riesgo de default (cesación de pagos) es muy alto. De hecho, (el presidente saliente, Mauricio) Macri lo ha declarado. Creo que es toda su responsabilidad. Más allá de que lo acepte o no, a nadie le cabe duda sobre su responsabilidad por el tema de la deuda», planteó Fernández.

El dirigente realizó estas declaraciones en diálogo con la Radio Nacional la tarde del lunes, a falta de un día para su asunción como jefe de Estado, ceremonia que se concretará el mediodía del martes.

«Lo único que vieron los mercados es lo evidente, que el Estado nacional argentino está impedido de poder pagar en tiempo y forma, y el riesgo de default (cesación de pagos) es muy alto», insistió Fernández.

El dirigente agregó que «está claro que el Gobierno puso el cepo (restricciones a la libre compra de dólares) que puso porque se gastó todos los dólares. En ese estado de cosas es muy difícil dejar abierta la compra de dólares porque no los hay», continuó en lo económico.

El dirigente peronista dijo el viernes pasado que su equipo de colaboradores trabaja «en silencio» con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para abordar la deuda que el país tiene con el organismo multilateral.

«Con el FMI ya estamos trabajando», respondió Fernández en una conferencia de prensa posterior a la presentación de los ministros de su gabinete el viernes, oportunidad en la que afirmó que se trata de «un trabajo que para nosotros debe hacerse silenciosamente».

«Que los argentinos sepan que estamos trabajando hace semanas. Estamos en un proceso de negociación, estamos satisfechos con la forma que evoluciona», completó Fernández, que evitó dar más precisiones.

El designado ministro de Economía, Martín Guzmán, es un experto en renegociaciones de deuda y durante la presentación de este viernes Fernández dijo que el economista formado en Estados Unidos «conoce muy bien el conflicto que tiene Argentina con la deuda».

Fernández dijo el 26 de noviembre pasado que su Administración rechazará los desembolsos pendientes por unos 12.400 millones de dólares de un préstamo acordado en junio de 2018 con el FMI.

Fernández asumirá el cargo mañana martes en sucesión de Macri, quien había obtenido en junio del año pasado un crédito por unos 56.700 millones de dólares del FMI.

De ese monto, el organismo multilateral transfirió 44.149 millones de dólares.

Actualmente restan enviarse alrededor de 12.400 millones de dólares, compuestos por un desembolso por 5.400 millones de dólares y siete tramos de 1.000 millones de dólares.

La deuda pública del país, en la que se incluyen los compromisos con el FMI, equivale al 70 por ciento del Producto Bruto Interno (PIB).

Sobre las primeras medidas económicas que prevé adoptar, Fernández sostuvo: «Se van a conocer desde el primer día, pero no se resuelven las cosas».

«Vamos a tratar de cambiar el rumbo. Esta locomotora que iba derecho al precipicio va a parar y se va a dar vuelta. Se trata de poner en marcha una economía muy lastimada y va a llevar tiempo. La primera necesidad es que la economía vuelva a funcionar», sostuvo.

Fernández aseguró que el país lleva «dos años de caída de consumo. Esto se resuelve poniendo recursos en la gente que menos tiene. Revisando los precios que, en algunos productos, como los alimenticios y farmacológicos, tienen que ver con la vida de la gente».

La economía de Argentina, la tercera de América Latina, cerrará este año con una contracción de 3,1 por ciento, según el FMI.

El país registra además alta inflación, de 42,2 por ciento entre enero y octubre, una tasa de desempleo de 10,6 por ciento y un índice de pobreza que afecta al 35,4 por ciento de la población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here