El reconocido empresario azucarero salvadoreño, Tomás Regalado Dueñas, falleció el sábado a la edad de 86 años.

Regalado Dueñas fue presidente de la Compañía Azucarera Salvadoreña (CASSA) por medio de la cual realizó diversas obras de filantropía. Era un hombre comprometido con la educación.

El exitoso empresario es nieto del expresidente Tomás Regalado, quien gobernó en El Salvador entre 1899 y 1903. Estaba casado con María Martha Papini de Regalado.

Regalado nació en San Salvador y realizó su educación básica en el Externado San José y el bachillerato en Portsmouth Priory School, mientras que su educación superior la cursó en Universidad de Georgetown en Estados Unidos y en la Universidad Iberoamericana de México.

En la época de guerra, debió radicarse en la ciudad de California, en los Estados Unidos, a fin de evitar ser secuestrado como lo fue su hermano, Ernesto Regalado Dueñas, que durante la negociación fue ultimado de dos balazos en la cabeza. Del secuestro se acusó a miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

Posteriormente, regresó a El Salvador, donde desde entonces retomó la dirección de todas sus empresas, donde también decidió impulsar diversas actividades en beneficio de la población.

Desde sus empresas, promovió diversas actividades de beneficio empresarial y público. En 2005 compra el Ingenio Chaparrastique, que estaba abandonado en San Miguel, para abrir fuentes de trabajo y promover el desarrollo de la zona oriental.

El empresario azucarero también es reconocido por ser financista del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Fue presidente fundador de Fundazucar, entidad que nació con el espíritu solidario de los ingenios y la misión de realizar acciones para mejorar la calidad de vida de los salvadoreños.

2 Comentarios

  1. Ya esta dando cuentas al creador que es lo que importarta y ojalá le haya quedado chance de arrepentirse por tanta maldad que le hizo a la clase trabajadira

  2. No ha dejado un gran legado oscuro de «sacar a las familias pobres del espino», creo que hay que orar mucho por su alma por que con esa maldita conciencia que tenia segurito se estará achicharrando en el «infierno»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here