El Senado mexicano aprobó modificaciones a la ley para poder sancionar con “muerte civil” a los funcionarios y políticos que hayan incurrido en actos de corrupción.

La iniciativa busca que los funcionarios que dañen el erario sean inhabilitados de por vida para ejercer cargos públicos.

Por unanimidad, el Senado aprobó reformas a la Ley General de Responsabilidades Administrativas y al Código Penal Federal para poder inhabilitar de por vida a los funcionarios públicos que hayan afectado las finanzas del Estado con actos de corrupción.

En la iniciativa aprobada, se estableció que los funcionarios que cometan afectaciones graves, valuadas en 126.000 pesos (aproximadamente 6.680 dólares), podrían ser inhabilitados de la función pública de forma definitiva.

El catálogo de sanciones también incluye la prohibición a los funcionarios corruptos de participar en adquisiciones, arrendamientos, servicios u obras públicas.

“Flagelo social”
“Es uno de los principales flagelos en nuestro país porque agravia profundamente a la sociedad, deslegitima la autoridad del Gobierno y vulnera la eficacia de nuestro orden jurídico”, dijo el senador Marco Antonio Gama, del Partido Acción Nacional (PAN).

El senador Clemente Castañeda, del partido Movimiento Ciudadano, señaló que la corrupción está fuertemente arraigada en la operación de todos los niveles de Gobierno, y enumeró las múltiples prácticas en las que incurren muchos funcionarios y políticos mexicanos: mordidas (sobornos), cobro de diezmo, permisos ilegales, licencias o trámites, y obras públicas a sobreprecio.

En México, 2 de cada 10 personas que ha tenido contacto con algún servidor público incurre en actos de corrupción y 9 de cada 10 considera que son frecuentes este tipo de actos, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here