¿TV nuevo para cerrar el año? Mejor revisa estas recomendaciones

En las próximas fechas, diferentes establecimientos comerciales iniciarán la ofensiva más intensa de ofertas. Dentro de los bienes que más se compran y venden en fin de año, destacan los televisores.

De hecho, la Defensoría del Consumidor determinó que en 2015, del millón 761 mil 772 hogares encuestado, el 87% hogares dijo tener al menos un televisor. Según este mismo estudio, este es el electrodoméstico con mayor penetración en los hogares salvadoreños.

Precisamente por este gusto por la TV, los ofertantes se dan el lujo de omitir cierta información a la hora de comercializar sus productos. Recuerde que cada temporada, las distintas marcas quieren hacernos creer que ese aparato que nos ofrecen hoy es lo mejor… mejor, incluso, que cualquier otro que ellos mismos nos hayan ofrecido en ocasiones anteriores.

La definición de una pantalla suele ser el anzuelo predilecto de los vendedores. Es común ver destacado en las pantallas clasificaciones como 4K, 2K o UHD, que hacen referencia al nivel de detalle que podremos apreciar en los dispositivos. Sin embargo, vale recordar que esos niveles de calidad solo son posibles de alcanzar cuando al material que se reproduce en ellos está a este nivel.

Entonces, a menos que tenga un servicio de TV (abierta o de paga), de reproducción on demand, o un archivo con esa calidad de definición, no podrá sacarle el máximo provecho a su compra. ¿Ha notado que en los establecimientos todos los TV reproducen un mismo video? ¿Por qué no reproducen la programación local o de los servicios de cable a los que las mayorías tenemos acceso? Precisamente, porque las altas definiciones aún no están extendidas en la mayoría de servicios de entretenimiento.

El color es otro criterio importante. Recientemente, ha aparecido una nueva tecnología llamada OLED, que ofrece un nivel de contraste único. Dada su tecnología, permite disfrutar de tonos oscuros profundos. A diferencia de las tradicionales pantallas LED, estas tienen un costo bastante elevado. Además, según la crítica, la duración de las mismas es considerablemente inferior a las tradicionales. La diferencia radica en que mientras el panel OLED posee diodos capaces de iluminarse por sí mismas, las LED tradicionales requieren de una fuente de luz externa.

Como una especie de punto medio en esta disputa, han aparecido las pantallas QLED. Al igual que los LED tradicionales, requieren de iluminación externa. Sin embargo, estos permiten iluminar individualmente cada pixel. Este función se acerca, aunque no iguala, la experiencia generada por las pantallas OLED.

En nuestro país, cada vez son más comunes los llamados Smart TV, o televisores inteligentes. En este sentido, el software del televisor suma una variable más a la cuál poner atención. Los servicios más comunes de sistema operativo en los smartTV son  AndroidTV y WebOS. Gracias a estos softwares, ahora podemos disfrutar en nuestro televisor de experiencias de entretenimiento antes exclusivas de dispositivos móviles, como tablets y smartphones.

Según la crítica, WebOS ofrece una navegación fácil de comprender y manejar. Además, es compatible con la mayoría de aplicaciones. Ahora bien, la compatibilidad de dispositivos móviles basados en iOS, es más funcional con Android.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here