En un comunicado de La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) se afirma que a medida que el interior de la Luna se enfría, esta se encoge y provoca “temblores lunares”.

Por: Alberto Buendía

En su mensaje, la agencia espacial asegura que la luna ha llegando a ser unos 50 metros más «delgada» en los últimos cientos de millones de años. Este cambio ha llegado a provocar sismos de una magnitud de alrededor de 5,0 en la escala de Richter».

La NASA compara este proceso al de la conversión de una uva en pasa, señalando que, del mismo modo «la Luna se arruga al encogerse». A diferencia de la uva, «la superficie lunar es quebradiza y se rompe a medida de que la luna se encoge».

El equipo de investigadores liderado por Thomas Watters analizó datos de cuatro sismómetros colocados en la Luna por los astronautas de las misiones Apolo 12, 14, 15 y 16, que registraron 28 terremotos lunares poco profundos entre los años 1969 y 1977, de entre 2,0 y 5,0 grados.

Watters indicó que es muy probable que estos temblores se produjeran debido a las fallas que se deslizaban a medida que se acumulaba la presión, cuando la corteza lunar estaba comprimida por la contracción global y las fuerzas de marea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here