Milton Steven Girón Funes, uno de los 35 becarios salvadoreños que llegaron en septiembre a China, se siente afortunado de poder estudiar en este país tras el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

«Siempre fue un sueño para mí estudiar en el extranjero y China ofrece las mejores universidades a nivel mundial», contó Girón, quien estudiará el próximo año economía internacional y comercio en la Universidad de Hebei, ubicada en la provincia septentrional china que tiene el mismo nombre.

Al igual que este joven hispanohablante, los otros 34 becarios, 24 de licenciatura y 10 de maestría, estudiarán diversas carreras en diferentes universidades chinas sin preocuparse por el idioma, porque el Gobierno chino les ha ofrecido cursos de mandarín durante todo el primer año.

En los últimos tres meses, se han esforzado por practicar el idioma hablando y escuchando a los chinos, e incluso se animan a publicar algunas palabras en mandarín en sus redes sociales.

Fátima Rodas es otra de los becarios. Estudia el mandarín en Beijing y luego ingresará en la carrera de relaciones internacionales en la Universidad Normal del Noroeste en Lanzhou, capital de la provincia noroccidental china de Gansu.

Dominar el chino no sólo les facilita el estudio de sus carreras, sino también, algo más importante, les ofrece una herramienta eficaz para el intercambio cultural.

«Tengo un par de amigos chinos y en efecto el intercambio cultural es gigantesco», señaló Girón, para explicar que gracias a su conocimiento del mandarín puede interpretar mejor las ideas y sentimientos de sus compañeros chinos.

Rodas añadió: «Al ver la danza folklórica en el video de la canción Adentro Cojutepeque del cantante salvadoreño Francisco Palaviccini, mis amigos chinos me dijeron que querían conocer El Salvador. Cuando domine el chino podré presentárselo mucho mejor».

Además de dominar el mandarín, la experiencia de hacer una licenciatura o maestría en China les ofrece la oportunidad de conocer de cerca a la sociedad china, lo que es importante para promover el entendimiento mutuo entre ambos países.

Jóvenes salvadoreños son beneficiados con becas en China

Luego del establecimiento de relaciones diplomáticas entre El Salvador y la República Popular #China, jóvenes salvadoreños han sido beneficiados con el programa de becas, que consiste en estudios superiores en universidades del país asiático.#ITVX

Posted by Informa TVX on Thursday, May 23, 2019

Casi todos los becarios manifestaron que tan sólo tres meses después de venir a China aprendieron muchas cosas sobre la sociedad china y su gente.

Girón, quien tenía curiosidad por el carácter de los chinos, se dio cuenta de que sin importar el tipo de labor que estén desempeñando, «los chinos le darán la mayor importancia para entregar un trabajo excelente».

China y El Salvador establecieron vínculos diplomáticos el 21 de agosto de 2018 y, desde entonces, ambas naciones han tenido avances importantes en múltiples áreas de cooperación con resultados notables y beneficios tangibles para los ciudadanos de ambas partes.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, realizó entre el 1 y el 6 de diciembre una visita de Estado a China, ocasión en la que se reunió con el presidente chino, Xi Jinping; el primer ministro Li Keqiang, y el presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, Li Zhanshu.

Los líderes de los dos países intercambiaron opiniones sobre las relaciones sino-salvadoreñas, así como los temas internacionales y regionales de interés común, llegando a amplios consensos. Ambas partes firmaron una serie de documentos de cooperación en agricultura, comercio, inversión, turismo, cooperación económica y técnica, y deportes.

Eduardo José Somoza, que cursa estudios de ingeniería en electricidad y automatización en Guangzhou, capital de la provincia meridional china de Guangdong, compartió en su cuenta de la red social WeChat el texto íntegro de la Declaración Conjunta entre China y El Salvador, con el fin de que sus amigos puedan conocer los frutos de la histórica visita.

«Es bueno que ambos países fortalezcan sus vínculos de amistad y progreso», dijo Rodas. «Mis expectativas sobre ello se relacionan con el desarrollo, la amistad, el progreso y un gran futuro».

Ante el positivo desarrollo de las relaciones bilaterales, los jóvenes están motivados y dispuestos a trabajar en los terrenos relacionados con sus carreras para profundizar el vínculo con la cultura local.

«Luego de estudiar cinco años en China, una de mis aspiraciones es ser parte del cuerpo diplomático, poniendo en práctica los conocimientos adquiridos aquí, de modo que pueda dar a conocer con mi trabajo las cualidades y conocimientos de ambos países», apuntó Rodas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here