“Pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla»

Está es una famosa frase que muchos se la adjudican a Napoleón Bonaparte. Sea de él o no, sin duda alguna esta frase ha acompañado por mucho tiempo a muchos pueblos que han vivido procesos de conflicto armado, políticos o guerras, que han marcado la historia de sus países.

Hoy en día en El Salvador, no es la excepción. Si antes era la disputa de odio entre algunas personas simpatizantes a los partidos tradicionales (FMLN y ARENA) ahora se vive lo mismo, pero de los nuevos simpatizantes de la nueva ola llamada NUEVAS IDEAS, hacia todos los del famoso llamado «3%».

Escribo está columna desde mi imparcialidad y es que hasta el momento no existe ningún partido político que me represente en cuestión de intereses e ideología.

Nuevas Ideas, se postulaba a ser ese partido político que cambiará un poco la polarización en la que hemos vivido en los últimos 30 años, pero se quedó hasta ahí. Militantes de este partido e incluso el presidente de la República se han empeñado en repetir hasta el cansancio la famosa frase «los mismos de siempre» a manera de expresar las viejas prácticas de los partidos políticos que han ostentado el poder.

Recapitulando un poco, en la actualidad esto no ha cambiado mucho, si logramos ver en qué prácticas como el nepotismo, corrupción, procesos poco transparentes, compadrazgos entre instituciones, etc. Se siguen dando en este gobierno pero entonces ¿qué es lo diferente?

Jugar con la mente de los ciudadanos cansados de los políticos tradicionales ha sido el As ganador de este gobierno en turno, el desmesurado uso de las redes sociales sin duda también ha sido un revulsivo exitoso, teniendo en cuenta que el 70% o más, de la población cuenta con un teléfono Smartphone con acceso a internet.

Lo triste de todo es no ser crítico, pareciera que no hemos tenido demasiado ya con poner la confianza en cualquier político o partido, que mal que incluso hayan jóvenes que por querer quedar bien con ciertas personas o mantener el buen trabajo en el gobierno, no critiquen las malas y viejas prácticas del actuar de los gobernantes en turno y lejos de eso, tengan la decencia de acompañar las acciones que generan.

¿Que nos está pasando? Hablamos hasta el cansancio como jóvenes del relevo generacional, pero ¿De qué nos sirve si seguiremos en lo mismo? Seguramente el próximo año la popularidad con la que Nuevas Ideas cuenta, hará que tengan representación en un buen número dentro del Parlamento, representación directa como partido, porque de muchos es sabido los diputados y diputadas que desde ya están apoyando todo tipo de iniciativas que llegan al pleno.

Ojalá y solo ojalá las cosas en nuestro país no se salgan de control, porque lo que ahora vemos, no es buen augurio. Esperemos que la imagen de por sí ya desgastada de nuestro país en el plano internacional por el tema de seguridad y casos de corrupción no se siga viendo más manchada por los mismos casos o por nuevos caso negativos.

Sin duda alguna, sigo siendo un ciudadano joven, común y corriente que desde este espacio escribo dentro de la libertad de expresión que me permite hacerlo, pero que trato desde hace mucho tiempo de formar parte de procesos que de manera lenta y segura, abonen al cambio social que todos o muchas mayorías, quieren.

Seamos activistas de nuestra propia historia, de manera crítica y eficiente dejando de lado sesgos y populismos. Generemos el cambio que verdaderamente queremos, de ser una sociedad más justa, más transparente, más eficiente y sobre todo más capaz. Mientras tanto, sigamos siendo ciudadanos contralores de todos los movimientos del quehacer político en nuestro país.


Escrito por: Adrián Cortez, presidente de la Asociación de Jóvenes y Estudiantes de El Salvador (AJES). 
Twitter: @var_cortez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here