Los discursos del FMLN

0
335
31 julio Zelaya

Recientemente, el vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, volvió a sacar a la luz el doble discurso que existe al interior del FMLN. En una entrevista, el vicemandatario se pronunció frente a dos problemáticas nacionales: el fenómeno de las pandillas y la explotación minera dentro de nuestra fronteras.
Sobre la primera, dijo que era necesario “quitarle el agua al pez”, en referencia al fenómeno de las pandillas. Respecto a la segunda problemática, comentó que se debe analizar si la industria minera debe operar en el país.
La primera frase transporta a la mayoríaa la guerra civil que dejó más de 70 mil muertos y diez mil desaparecidos. Los militares la usaban como pretexto para masacrar a población civil, señalada de apoyar a la otrora guerrilla del FMLN. Una de esas masacres ocurrió en El Mozote, Morazán, donde asesinaron a alrededor de un millar de personas, entre ellas, mujeres embarazadas y niños. De forma similar, podemos recordar la masacre de El Calabozo, en San Vicente; allí fueron asesinadas más de 200 personas. Dentro de las más documentadas, también destaca la masacre de Las Hojas en San Antonio del Monte, Sonsonate, en donde se mató a más de una decena de pobladores. Como las anteriores podemos ir enlistando una serie de episodios donde la población civil fue asesinada bajo la idea de “quitarle el agua al pez”.
Esta no es la primera vez que los dirigentes del FMLN, ahora en el poder, utilizan casi el mismo discurso que sus rivales políticos y militares han utilizado por décadas. Cuando la Sala de lo Constitucional invalidó la Ley de Amnistía, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en un discurso grabado y transmitido en cadena nacional, dijo que las sentencias de la Sala “no se ubican ante los verdaderos y actuales problemas del país”. “Lejos de ayudar a resolver la problemática diaria de los salvadoreños, la agudizan”, reiteró el antiguo líder magisterial y guerrillero. Años atrás, cuando era diputado, el mismo Sánchez Cerén pidió, airadamente, en la Asamblea Legislativa que se derogara esta normativa porque no permitía juzgar las violaciones a los Derechos Humanos cometidas durante la guerra civil.
El segundo tema quizá sea menos mediático pero igual de escandaloso. Cuando el vicepresidente Ortiz dice que “se debe analizar si la industria minera debe operar en el país” no solo refleja el abandono al discurso histórico que ha tenido el FMLN en el tema. Al mismo tiempo, Órtiz está abriendo la posibilidad a la contaminación de los mantos acuíferos con cianuro. Precisamente por defender estos recursos naturales de la industria minera, en el país dejó a cinco ambientalistas asesinados en 2010. Aunque la FGR determinó que fueron matados por pandilleros que fueron contratados por personas que supuestamente tenían disputas personales con los activistas, las organizaciones ambientales siempre manifestaron su inconformidad con esta versión. Al contrario. Desde el inicio han señalado que sus homicidios están relacionados con la oposición que realizaron contra los proyectos mineros de Pacific Rim en Cabañas.
Esta no es la primera vez que el vicepresidente o cualquier otro funcionario del Gobierno o dirigente del FMLN no tienen coherencia con el discurso histórico de este partido de izquierda ha comulgado desde su nacimiento. El año pasado, informatvx.com develó la negociación entre la ANEP y el Ministerio de Medio Ambiente de un borrador de Ley de Agua en el que se le daba un control significativo en la toma de decisiones a los empresarios.
Asimismo, el año pasado, varias instituciones del Gobierno se reunieron con los empresarios y FOMILENIO II para escuchar las experiencias de la concesión de agua de otros países al sector privado.
“Hay que ser más pragmáticos”, dijo también en esa entrevista Óscar Ortiz. ¿Con quién? ¿Con el Fondo Monetario Internacional para aumentar el IVA? ¿Con el sector de la maquila en el país para aumentar las horas laborales diarias de 8 a 12? ¿Para continuar realizando ejecuciones extrajudiciales para acabar con el problema de las pandillas? ¿Para continuar defendiendo a funcionarios y exfuncionarios señalados de corrupción?
El país de los eternos comicios electorales está a la vuelta de tres elecciones en 2018 y 2019. Si el FMLN sigue siendo pragmático para más o menos administrar un modelo neoliberal y unas instituciones públicas corroídas por la corrupción desde los gobiernos de ARENA, le puede pasar lo que le ha pasado a varios gobiernos de izquierda de América Latina que han perdido el poder a través de las urnas o golpes de Estado por no hacer lo suficiente para transformar los principales problemas de las mayorías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here