Fotogalería: Beato Romero

355

Óscar Arnulfo Romero y Galdámez se convirtió el año pasado en el primer beato salvadoreño, luego que el papa Francisco desbloqueará el proceso en el Vaticano debido a presiones de los sectores más conservadores de la Iglesia católica.

En febrero de 2015, la Iglesia determinó que el arzobispo fue asesinado por “odio a la fe” y el 23 de mayo de ese año, se realizó su beatificación en la plaza Salvador del Mundo en donde se reunieron miles de personas.

Esta semana, representantes de la jerarquía católica salvadoreña viajaron hasta el Vaticano para solicitarle al papa que intervenga para que este año, que se cumplen 100 años del natalicio de Monseñor Romero, sea santificado.

Para algunos sectores de la feligresía, Monseñor Romero, sin necesidad que lo canonice la Iglesia católica, ya es un santo. / Foto: Josué Parada
Óscar Arnulfo Romero se ha convertido en una figura incónica de Latinoamérica a tal grado que algunos lo llaman “San Romero de América”. / Foto: Josué Parada.
Óscar Arnulfo Romero es recordado por muchos como una persona que siempre estuvo cercana a los sectores más desfavorecidos de la sociedad salvadoreña. / Foto: Josué Parada
La Iglesia católica salvadoreña espera que Romero sea santificado el 15 de agosto de este año, fecha simbólica por el centenario del nacimiento del beato salvadoreño. / Foto: Josué Parada
Algunos señalan que el proceso de beatificación de Óscar Romero se estancó a partir de 1997 por razones ideológicas. Sin embargo, con la llegada del papa Francisco esto cambió hasta ser beatificado el 23 de mayo de 2015. / Foto: Josué Parada.
Cada 24 de marzo, día en que fue asesinado Monseñor Romero, la feligresía católica realiza marchas y misas en conmemoración al beato salvadoreño. / Foto: Josué Parada.
Después de que el Vaticano declaró que Monseñor Romero era un mártir porque fue asesinado “por odio a la fe”, se conoció que se abrió el proceso para la beatificación del padre Rutilio Grande, asesinado en 1977 por Escuadrones de la Muerte.