Hablemos de homosexuales, lesbianas y transexuales trascendentalmente

0
941

La semana pasada, ARENA expulsó a un dirigente de su estructura de juventud por expresar las diferencias existentes en el partido de derecha sobre ciertos temas, como las uniones legales entre personas de un mismo sexo.

Este martes, la diputada de ARENA Lucy de León apoyó la solicitud de un grupo de iglesias cristianas evangélicas para clasificar “para mayores de edad” la película “La Bella y la Bestia”. El argumento es que la cinta “induce a la homosexualidad”.

Ante la coyuntura de homofobia e intolerancia, compartimos, nuevamente, nuestra cobertura especial del Día de la comunidad LGTBI, conducido por Esmesis Zometa.

***


Texto por: Esmesis Zometa
Más allá de describir linealmente lo que se vivió en la Marcha del Orgullo LGBT 2016, me interesa hablar trascendentalmente del tema, sin banderas, sin equipos. Ser homosexual o transexual no debería significar la negación e irrespeto de lo heterosexual o de lo cisgénero.  Como minoría debemos ser claros con nosotros mismos, para ya no ver reflejada en el mundo exterior la confusión sexual que el Sistema quiere para nosotros. La confusión no es un estado permanente, es una transición, un momento que nos invita a ordenarnos y auto-respetarnos, porque ya conocemos nuestra verdad. Al conocer nuestra verdad y sincerarnos con nosotros mismos, le cerramos la puerta a la agresión, a la duda, a la incertidumbre, que son ilusión.
Cuando soy respetuoso y respetable, soy un ser de Luz, soy Divino, estoy anudado prontamente con la divinidad, las cualidades del Divino Femenino brotan en mi, y las cualidades del Divino Masculino brotan en mi, ambas son manifiestas, por tanto lo que se exponga afuera no es tan importante sino necesario para eventualmente cumplir todos los aprendizajes que como alma necesito, es lo único que debe albergar el Humano, no tener equipos de sexualidad, no tener equipos que nos separen.
Lo importante de ello es hacerlo comprender, hacer entender qué significa sexualidad, sexualidad es unión, la unión es dos energías, dos energías significan dos lados opuestos que se complementan en uno solo, que cuando se reúnen son uno solo para seguir creando tanta grandeza universal, tanta grandeza planetaria, tanta grandeza solar. Cómo es posible que una raza entera pueda menospreciar la conjunción de dos energías así sea expuesta esta en dos cuerpos iguales de hombre, dos cuerpos iguales de mujer, porque EGO califica y clasifica. Nadie tiene derecho a señalar en ningún momento, quienes se deben ocupar de juntar parejas son los que se van a juntar, tampoco la masa puede señalar y ajusticiar religiosamente o moralmente a los géneros opuestos. Debemos meditar, en silencio, qué significa el Divino Femenino y el Divino Masculino, razón única para saber que si un hombre y un hombre se juntan, y se juntan por amor, son sus Divinos complementos los que buscan esa unión, así también para las mujeres.
¿Qué debemos aprender de las personas que no son heterosexuales? Que el alma no tiene sexo, ni es sensual, pero es fuego que arde. El gremio que llamamos “LGBT” no es más que otro reflejo de lo que somos, estas personas han venido a romper patrones vetustos y obsoletos de juicio y separación entre hombres y mujeres, a purificar la sexualidad desde el Amor al Ser, a la esencia sin cuerpo masculino o femenino, sino como un vehículo de Amor y Espíritu. Al romper la simetría, estos seres nos demuestran que somos almas que buscan unirse para su evolución, nos recuerdan que los ángeles o devas no tienen sexo y se desenvuelven en otros planos de consciencia y evolución, nos recuerdan que el alma es Ying y Yang, dos fuerzas indisociables.
En cuanto al mundo material, sucintamente puedo decir lo siguiente de la marcha del orgullo LGBT 2016:
Debemos crear otra forma de activismo, dejar de pedir “Derechos Gay, Derechos Lésbicos, Derechos Transexuales” porque no existen, lo que realmente necesitamos es que se celebren y cumplan nuestros derechos. Ser Humano es tener un estilo propio, la identificación individual de la persona es lo que se debe resguardar: elevar la valía de las personas a un mismo nivel, todos somos Humanos con diferentes expresiones. Somos variedad, no robots heterosexuales en serie. Las leyes deben amparar la diversidad, que es la riqueza de la Humanidad, no ampararla, es no celebrar nuestra Humanidad, y buscar encerrarla en los ideales de separación provenientes de personas que desconocen su propia Humanidad.
¿Porqué celebrarlo en época lluviosa? Somos un país tropical, lleno de Sol, con nuestra propia historia y aprendizajes. ¿Porqué dejar año con año que la lluvia malogre la marcha?  ¿Porqué hacerlo en época lluviosa? ¿Porqué seguir el estilo de los Estados Unidos? Creemos nuestra propia fecha, nuestro propio tono, nuestro propio estilo. Tengamos las agallas de proponer un evento más armónico, en el que hasta los hermanos heterosexuales se sientan identificados con nuestro estado homosexual.
¿Qué pretendemos celebrar en dicha marcha? ¿Qué queremos lograr con dicha marcha? ¿Qué preguntas queremos abrir en las mentes de las personas que no son parte del gremio? ¿Qué respuestas les queremos proveer? ¿Lo podemos hacer mejor? Sí.
¿Cómo sería si fuese mejor?
Buscamos hacer visible a una minoría que sufre la ignorancia y desinformación con la que se pontifica el tema. Ser Homosexual no es ser travesti, pero la marcha parece decretarlo inconscientemente así. El travestismo es un fetiche, una parafilia, no una identidad. Ser Transexual no es lo mismo que travestirse: ese travestismo innecesario puede confundir a las personas heterosexuales sobre la lucha diaria de las personas transexuales. Se debería organizar la Marcha del travestismo y separarla de lo LGBT. Es necesario cuidar el mensaje, y si queremos dignidad y respeto, debemos ser dignos y respetables, no presentarnos y escondernos detrás de un disfraz, una peluca, una máscara, un antifaz más… un objeto de risa para las personas que no comprenden, ellos no ven nuestra libertad, ven nuestras máscaras. Es necesario mostrarnos tal y como somos día a día, no como personas sobre-sexualizadas, con una feminidad que no existe, una feminidad caricatural que aleja nuestra verdad de las personas que no nos entienden. Los alejamos de lo que queremos que entiendan de nosotros, y estoy seguro que ese no es el objetivo de marchar.
El closet es un derecho, y sólo podés salir cuando estás listo, pero es necesario prepararnos para salir de la cárcel social de la que nos hemos quejado tanto, es necesario que seamos visibles, sino nuestra verdad permanecerá oculta. Si se habla con respeto, se puede hablar de lo que sea.
Todo sea por los demás.
 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí